ESTADO DEL PODER 2019

Finanzas globales

Poder e inestabilidad

Walden Bello

En los últimos 30 años, el capital financiero se ha convertido en dominante en las principales economías capitalistas, superando a la élite industrial en poder e influencia. Esta evolución ha llevado a que el sector productivo se vea cada vez más sometido a la dinámica volátil del sector financiero.

La centralidad de las finanzas en la economía mundial actual se pone de manifiesto por la creciente frecuencia de las grandes crisis financieras, a las que inevitablemente han seguido las recesiones. Desde que se inició la liberalización de los mercados de capitales durante la era Thatcher-Reagan a principios de los años ochenta, se han producido al menos 12 grandes crisis financieras, la más reciente de ellas ha sido la crisis financiera mundial de 2007-2008, que también provocó lo que ahora se conoce como la Gran Recesión, de la que muchas de las economías desarrolladas no se han recuperado todavía.

De hecho, se dice que la economía mundial se encuentra ahora en un período de “estancamiento secular” o en un período de bajo crecimiento prolongado, una de cuyas causas clave fue la reciente implosión financiera.

Se dice que el proceso y la característica más distintiva del capitalismo contemporáneo es la financierización, que tiene varias dimensiones. Generalmente significa que las finanzas o la dinámica del sector financiero se han convertido en la fuerza central que impulsa la economía. Significa que los movimientos en la producción y la fijación de precios de bienes y servicios están cada vez más condicionados no solo por la oferta y la demanda en la economía real, sino también por los movimientos cada vez más autónomos de los valores o precios de los instrumentos financieros de seguimiento de bienes y servicios.

También significa que las transacciones especulativas eclipsan el proceso de producción como fuente de beneficios, lo que conduce a una situación en la que la riqueza de la élite financiera en los sectores bancario y de la banca en la sombra eclipsa a las élites capitalistas no financieras. Aunque solo representaba el 8 % del Producto Interior Bruto (PIB) de los Estados Unidos, el sector financiero obtuvo el 30 % de los beneficios en los últimos años, y algunos analistas afirman que la cifra real fue del 50 %.

Desvincular el circuito financiero del productor

¿Qué explica el predominio de las finanzas en el capitalismo contemporáneo? En la descripción estándar de Economía 101 del sistema financiero, es el subsistema de la economía el que canaliza el dinero de los que lo tienen (ahorradores) a los que lo necesitan para invertir en la producción (inversores). Esta relación es la que se ha perdido o desvinculado en el capitalismo contemporáneo, con las finanzas perdiendo cada vez más su relación con la producción y convirtiéndose en un fin en sí mismo.

Esta desvinculación de la relación entre acreedor y deudor, ahorrador e inversor, o financiero y empresario, ha sido expresada de manera diferente, aunque complementaria, por Marx y Keynes.

En el Volumen 2 de El Capital, Marx habla del circuito normal de producción de'M-C-M1' (Dinero-Mercancía-Dinero) siendo desplazado ocasionalmente por'M-M1' (Dinero-Dinero). Esto ocurre, dice, porque “para el poseedor de dinero capital, el proceso de producción aparece meramente como un eslabón intermedio inevitable, como un mal necesario para ganar dinero. Por lo tanto, todas las naciones con un modo de producción capitalista son tomadas periódicamente por un febril intento de hacer dinero sin la intervención del proceso de producción”.

Para los keynesianos, la hegemonía de las finanzas proviene de lo que Keynes veía como las funciones contradictorias del dinero como capital y del dinero como depósito de valor.

Para los keynesianos, la hegemonía de las finanzas proviene de lo que Keynes veía como las funciones contradictorias del dinero como capital y del dinero como depósito de valor. La incertidumbre sobre el futuro lleva a los ahorradores a preferir mantener su riqueza en forma líquida o monetaria en lugar de prestarla como capital para invertir en la producción, un fenómeno que él mismo describió como “preferencia de liquidez”.

El Tesoro de los Estados Unidos, hacia 1905. Crédito de la foto Flickr/ StreetsofWashington/ CC BY-NC 2.0

El dinero como reserva de valor, dicen los keynesianos Massimo Amato y Lucca Fantacci, “permite que el ahorro sea ajeno a los bienes concretos y se realice más bien a través de la acumulación constante e indefinida de un poder adquisitivo abstracto…”. Este proceso de acumulación ajeno a la producción conduce a una expansión desestabilizadora de la liquidez que es posible gracias a la creación de múltiples formas o instrumentos de crédito que van mucho más allá de los mercados bursátiles y de bonos para abarcar las denominadas innovaciones de la ingeniería financiera, como los valores respaldados por hipotecas (MBS) y derivados.

Con las finanzas asumiendo cada vez más dinámicas autónomas propias, cada vez más desvinculadas del proceso productivo, “la inestabilidad fundamental del capitalismo”, argumentó el famoso keynesiano Hyman Minsky, “va hacia arriba. Después de funcionar bien durante un tiempo, la economía capitalista desarrolla una tendencia a explotar, a volverse “eufórica”.

Llenando el cuadro dinámico de Minsky de los procesos desencadenados por la especulación, escribe Bill Lucarelli:

“Por lo tanto, la economía tiende al desequilibrio, ya que estas fuerzas financieras desestabilizadoras asumen formas cada vez más especulativas. La inflación de los precios de los activos durante el pico del auge generará un aumento de la inversión y el consumo a través de los diversos canales de ingresos y flujos de caja.

Cuando el precio de los activos de capital excede el precio de la producción circulante, el exceso de inversión se canaliza hacia mercados de renta variable en alza, lo que también anima a los inversores a aumentar su apalancamiento. Se realiza una ganancia de capital implícita, que simplemente sirve para atraer más inversión. En otras palabras, el aumento del precio de los bienes de capital en relación con el precio de la producción corriente podría desencadenar efectos de enriquecimiento bastante perversos, que amplificarían los aumentos del consumo y la inversión.”

El momento crítico llega cuando se percibe que la burbuja de precios de los activos está a punto de estallar y hay prisa por conseguir liquidez y activos sin riesgo antes de que el valor de los productos financieros se derrumbe. Este es el llamado “Momento Minsky”, un fenómeno que acelera la destrucción de valores. Esencialmente, esto es lo que ocurrió en 2007-2008.

Las causas de la financierización

En la época de Marx, la financierización como mecanismo clave para crear beneficios se consideraba una aberración periódica. En los últimos años, sin embargo, se ha convertido en la forma dominante de extraer beneficios. ¿Cómo ha ocurrido esto?

La financierización se deriva esencialmente de la crisis de la producción que comenzó a finales de los años setenta. Esto tomó la forma de una crisis de sobreproducción que superó a la economía capitalista global después de los llamados trentes glorieuses o “treinta años gloriosos” de expansión después de la Segunda Guerra Mundial.

La sobreproducción tenía sus raíces en la rápida y exitosa reconstrucción económica de Alemania y Japón y en el rápido crecimiento de economías en vías de industrialización como Brasil, Corea del Sur y Taiwán. Esto añadió una enorme capacidad productiva nueva y una mayor competencia mundial, mientras que la desigualdad en los ingresos dentro de los países y entre ellos limitó el crecimiento del poder adquisitivo y de la demanda efectiva. Esta crisis clásica de sobreproducción ―o subconsumo, por utilizar la formulación de Paul Sweezy― llevó a una disminución de la rentabilidad.

Hubo tres salidas de la crisis de rentabilidad que sufrió el capital: la reestructuración neoliberal, la globalización y la financierización. La reestructuración neoliberal significaba esencialmente redistribuir los ingresos de la clase media a los ricos para incentivar a estos últimos a invertir en la producción.

La globalización de la producción implicó la ubicación de instalaciones de producción en países con salarios bajos para aumentar la rentabilidad. Si bien estas dos estrategias trajeron consigo un aumento de la rentabilidad a corto plazo, a medio y largo plazo fueron contraproducentes, ya que provocaron un descenso de la demanda efectiva al recortar o impedir el aumento de los salarios de los trabajadores.

Dimensiones clave de la financierización

Eso nos dejó la financierización. La financierización tenía una serie de aspectos clave, pero hay que destacar tres.

En primer lugar, la financierización implicaba la creación masiva de endeudamiento en la población para sustituir los ingresos estancados con el fin de crear demanda de bienes y servicios. Gran parte de esta deuda fue financiada por la inyección de dinero prestado por los Gobiernos asiáticos reciclando dinero en efectivo a los Estados Unidos procedente de los excedentes comerciales de los que disfrutaban con este último. La principal vía tomada para crear deuda en los Estados Unidos fue a través de la provisión de los llamados préstamos de vivienda de alto riesgo a una gran parte de la población. Se trataba de préstamos que se concedían indiscriminadamente a compradores de viviendas con poca capacidad de reembolso, por lo que eran esencialmente bombas de relojería.

Con las hipotecas titulizadas, que podrían negociarse, lo que llevaría a la desaparición de la originaria relación acreedor-deudor.

En segundo lugar, la financierización implicaba las llamadas innovaciones en ingeniería financiera que facilitarían la liquidez. Uno de los más importantes ―y, en última instancia, el más perjudicial― fue la titulización, que consistía en hacer que los contratos tradicionalmente inmóviles, como las hipotecas, fueran líquidos o móviles y negociables. Con las hipotecas titulizadas, que podrían negociarse, lo que llevaría a la desaparición de la originaria relación acreedor-deudor.

Además, la ingeniería financiera permitió que la hipoteca de alto riesgo original se combinara con hipotecas de mejor calidad y se vendiera como valores más complejos. Pero incluso cuando los valores hipotecarios se combinaban y recombinaban y se negociaban de una institución a otra, no podían escapar a su cualidad subyacente.

Crédito de foto: Flickr/woodleywonderworks/ CC BY 2.0

Cuando millones de propietarios de las hipotecas de alto riesgo originales ya no podían hacer frente a sus pagos debido a sus bajos ingresos, esta evolución se extendió como una reacción en cadena a los billones de títulos hipotecarios que se negociaban en todo el mundo, perjudicando su calidad y llevando a la bancarrota a quienes poseían cantidades significativas de ellos, como el banco de inversión de Wall Street, Lehman Brothers.

Los MBS fueron solo un ejemplo de las innovaciones de la ingeniería financiera, que fueron ampliamente conocidas como “derivados”, que tenían por objeto facilitar la liquidez, pero que terminaron alentando el endeudamiento masivo sobre el frágil supuesto de capital o de riqueza real. Los operadores en el mercado caracterizados por una elevada proporción entre deuda y capital propio fueron descritos como “muy apalancados”. El alto nivel de apalancamiento de Wall Street antes de la crisis quedó demostrado por el hecho de que el valor del volumen total de instrumentos financieros derivados negociados se estimaba en 740 billones de dólares, en comparación con un PIB mundial de 70 billones de dólares.

Los matemáticos contratados por las instituciones de Wall Street formularon las ecuaciones más complejas para fomentar la ilusión de calidad cuando en realidad los valores descansaban sobre activos de valor cuestionable, una práctica que provocó que el legendario inversor Warren Buffet hiciera su famosa observación de que los derivados eran “armas de destrucción masiva, portadoras de peligros que, aunque latentes, son potencialmente letales”.

Los descartó categóricamente de su cartera de inversiones porque no podía entender cómo funcionaban. El hecho de que la advertencia de Buffet sobre los derivados no era exagerada, lo subrayó la crisis de las hipotecas de alto riesgo que golpeó a la economía estadounidense a mediados de la década de 2000.

La tercera característica clave de la financierización fue que muchos de los operadores, instituciones y productos clave que se encontraban a la vanguardia del proceso no estaban regulados o estaban mal regulados.

Así surgió la llamada “industria bancaria en la sombra” junto con la industria bancaria tradicional regulada, con instituciones financieras no tradicionales como Goldman Sachs, Morgan Stanley y American International Group (AIG) que sirvieron como la primera ola masiva de un tsunami que trajo consigo la introducción de la titulización, la ingeniería financiera y productos novedosos como los MBS, las obligaciones de deuda colateral (CDO) y los swaps de incumplimiento crediticio (CDS).

La implosión de las hipotecas de alto riesgo de 2007 reveló la dinámica esencial de la financierización como motor de la economía, es decir, que dependía de la creación e inflación de burbujas especulativas.

La obtención de beneficios se basaba en la creación de una deuda masiva con una base muy débil sobre el valor real o sobre el capital. Mientras persistía la ilusión de que los MBS eran valores sólidos, Wall Street funcionaba como un casino, con inversores que utilizaban diferentes productos financieros para apostar por los movimientos de los valores de los activos y sus productos derivados con el fin de hacer una fortuna.

Una masacre significaba comprar valores al “precio justo” en el “momento justo”, y luego venderlos una vez que su precio había aumentado significativamente y antes de que decayeran. Sin embargo, una vez que los acontecimientos pusieron al descubierto los frágiles cimientos de los valores de alto riesgo, los operadores del mercado entraron en pánico y salieron corriendo, vendiendo sus activos lo antes posible para recuperar algo de valor, un proceso que aceleró el hundimiento de los valores a un nivel negativo.

La crisis financiera mundial

Fase 1

En 2008, los mercados de capitales se congelaron y los bancos incluso se negaron a prestarse entre sí, por temor a que sus posibles deudores pudieran estar cargados de activos tóxicos. Lehman Brothers estaba, de hecho, cargado de MBS inútiles. Cuando otros bancos se negaron a otorgarle crédito y Washington también retuvo la ayuda, Lehman se declaró en quiebra.

Portada de Wall Street Journal, 15 de septiembre de 2008.

La quiebra de Lehman llevó al sistema financiero al borde del colapso, de modo que el Gobierno tuvo que intervenir para restaurar la confianza en el sistema bancario. Washington rescató a los principales actores financieros, con un fondo de rescate inicial de más de 700 000 millones de dólares, con apoyo financiero suplementario y garantías sobre los próximos años.

La razón del Gobierno era que Citigroup, JP Morgan, Bank of America, Wells Fargo, Goldman Sachs y otras instituciones financieras estadounidenses de primera línea eran “demasiado grandes para quebrar” (y permitir su quiebra haría caer todo el sistema capitalista mundial).

Citigroup, JP Morgan, Bank of America, Wells Fargo, Goldman Sachs y otras instituciones financieras estadounidenses de primera línea eran “demasiado grandes para quebrar” (y permitir su quiebra haría caer todo el sistema capitalista mundial).

La crisis financiera fue seguida por la Gran Recesión, la segunda mayor catástrofe económica que ha afectado a los Estados Unidos después de la Gran Depresión. El desempleo aumentó de menos del 5 % en 2007 al 10 % en 2010. En 2015, el número de desempleados seguía estando por encima de los 6,7 millones al inicio oficial de la recesión en 2007. Más de cuatro millones de viviendas fueron embargadas y miles fueron sumidas en la pobreza y en una gran incertidumbre, ya que el Gobierno priorizó salvar a los grandes bancos en lugar de a los propietarios de viviendas en bancarrota.

La capacidad de permanecer sin responsabilizarse frente a la sociedad, a pesar de haberle infligido una herida grave, es la última medida de poder. El rescate de los mayores bancos estadounidenses, a pesar de la evidente quiebra de algunos de ellos y del papel que todos ellos habían desempeñado en la peor crisis económica en los Estados Unidos desde la Gran Depresión, atestiguó el enorme poder que había acumulado el capital financiero.

Fase 2

Considerada inicialmente por los líderes europeos como la canciller alemana Angela Merkel como una crisis limitada a Wall Street, la crisis financiera se extendió a Europa con bastante rapidez.

En el Reino Unido, la crisis siguió el patrón estadounidense de alto apalancamiento o creación de endeudamiento masivo por parte de los bancos privados, en gran parte a través de la creación y el intercambio de cantidades masivas de valores hipotecarios de alto riesgo, el fracaso del sistema debido a la destrucción de los balances de los bancos cuando estos valores se volvieron tóxicos, y luego el Estado intervino para salvar el sistema bancario.

En Irlanda y Grecia, especialmente en este último país, se inició la segunda fase de la crisis financiera mundial: la llamada crisis de la deuda soberana. El endeudamiento masivo de los bancos privados y, en el caso de Grecia, del propio Estado con bancos extranjeros, obligó al Estado, debido a la tremenda presión de los Gobiernos de los países originarios de estos bancos, a asumir la responsabilidad de pagar toda la deuda, tanto privada como pública.

Para salvar a los bancos alemanes y franceses más expuestos, la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) concedieron préstamos a los Estados en grave crisis que luego se transformaron en pagos a los bancos privados, con la condición de que estos Estados impusieran duros programas de austeridad que aparentemente tenían por objeto liberar los recursos necesarios para reembolsar los préstamos a los prestamistas oficiales y devolver la salud a las economías afligidas.

Sin embargo, había una contradicción en la esencia de esta fórmula. El Gobierno alemán y los demás Gobiernos de la rica Europa del Norte exigieron que los países del Sur de Europa e Irlanda profundizaran las medidas de austeridad como contrapartida a los préstamos oficiales para mantenerse a flote.

Sin embargo, las medidas de austeridad paralizaron la capacidad de estas economías para crecer y producir el superávit para pagar los préstamos, haciendo que el reembolso sea una posibilidad cada vez más lejana con cada nuevo préstamo concedido al solicitante.

Manifestación contra la austeridad ante el parlamento griego. Crédito de la foto: Flickr/SiV-Athens/ CC BY-NC-SA 2.0

El exministro de Hacienda griego Yannis Varoufakis calificó esta relación de “extender y simular”, es decir, conceder un préstamo y pretender que puede ser reembolsado, mientras que las condiciones impuestas al préstamo lo harían imposible, todo ello con el objetivo de evitar un impago formal por parte del deudor, con sus impredecibles consecuencias. Ilustrando su argumento con el caso de Grecia, escribió:

“Ningún inversor en su sano juicio se siente atraído por un país cuyo Gobierno, bancos, empresas y hogares son todos insolventes a la vez. A medida que los precios, los salarios y los ingresos disminuyan, la deuda que subyace a su insolvencia no disminuirá, sino que aumentará. El recorte de los ingresos y la acumulación de nuevas deudas solo pueden acelerar el proceso. Esto es, por supuesto, lo que sucedió con Grecia a partir de 2010... En 2010, por cada 100 euros de ingresos que un griego ganaba, el Estado debía 146 euros a bancos extranjeros. Un año más tarde, de los 100 euros de renta en 2010, los obtenidos en 2010 se habían reducido a 91 euros antes de volver a reducirse a 79 euros en 2010. Mientras tanto, como los préstamos oficiales de los contribuyentes europeos llegaron antes de ser canalizados a los bancos de Francia y Alemania, la deuda pública equivalente aumentó de 146 euros en 2010 a 156 euros en 2011”.

Como bien advirtió Varoufakis, la situación en Grecia en 2018 no había mejorado y el país estaba sometido a una austeridad y un endeudamiento permanentes. Aunque no tan grave, la situación en Portugal, España e Italia era esencialmente la misma.

Había diferencias obvias en la forma en que se desarrollaron las crisis financieras en los Estados Unidos y Europa. Pero había una cosa que compartían: la capacidad del sector financiero de quedar impune y no rendir cuentas de sus enormes errores. Al igual que en los Estados Unidos, esta era la medida definitiva del poder que el capital financiero había logrado tanto sobre la sociedad como sobre el Estado.

El fracaso de la reforma

Cuando Barack Obama se convirtió en presidente de los Estados Unidos en 2008, una de sus prioridades era arreglar el sistema financiero mundial. Diez años después, es evidente que, debido a una combinación de timidez por parte del Gobierno y de resistencia por parte del capital financiero, poco se ha reformado bajo el mandato de Obama y sus contrapartes en el resto del mundo, a pesar de los compromisos de alto nivel con la reforma financiera mundial asumidos por la Cumbre del Grupo de los 20 en Pittsburgh en 2009.

En primer lugar, el problema de “demasiado grande para quebrar” ha empeorado. Los grandes bancos, que fueron rescatados por el Gobierno de los Estados Unidos en 2008 porque se consideraban demasiado grandes para quebrar, se han vuelto aún más grandes para quebrar, y los ‘Seis Grandes’ bancos estadounidenses ―JP Morgan Chase, Citigroup, Wells Fargo, Bank of America, Goldman Sachs y Morgan Stanley― poseen, colectivamente, un 43 % más de depósitos, un 84 % más de activos y el triple de dinero en efectivo que tenían antes de la crisis de 2008. Esencialmente, habían duplicado el riesgo que derribó el sistema bancario en 2008.

En segundo lugar, los productos que desencadenaron la crisis de 2008 siguen siendo objeto de comercio. Esto incluía alrededor de 6,7 billones de dólares en títulos respaldados por hipotecas, cuyo valor se ha mantenido solo porque la Reserva Federal compró 1,7 billones de dólares.

Los bancos estadounidenses poseen colectivamente 157 billones de dólares en derivados, aproximadamente el doble del PIB mundial. Esto es un 12 % más de lo que poseían al comienzo de la crisis de 2008. Solo Citigroup representa 44 billones de dólares, o el 50 % más de lo que tenía antes de la crisis, lo que provocó un comentario sarcástico de un analista en el sentido de que el banco parece “haber olvidado el momento en que eran un dólar por acción”, aludiendo al punto más bajo en el valor de los derivados del banco en 2009.

En tercer lugar, las nuevas estrellas del firmamento financiero ―el consorcio de inversores institucionales formado por fondos de cobertura, fondos de capital riesgo, fondos soberanos, fondos de pensiones y otras entidades de inversión― siguen recorriendo la red mundial sin control, operando desde bases virtuales denominadas paraísos fiscales, buscando oportunidades de arbitraje en divisas o valores, o dimensionando la rentabilidad de las empresas para posibles compras de acciones. La propiedad de los aproximadamente 100 billones de dólares en manos de estos refugios fiscales flotantes para los superricos se concentra en 20 fondos.

Bolsa de Nueva York. Crédito de la foto: Flickr/dpbirds(Darshan Vaishnav)/ CC BY-NC-ND 2.0

En cuarto lugar, los operadores financieros están acumulando beneficios en un mar de liquidez proporcionado por los bancos centrales, cuya liberación de dinero barato en aras de poner fin a la recesión consecuencia de la crisis financiera ha dado lugar a la emisión de billones de dólares de deuda, elevando el nivel mundial de deuda a 325 billones de dólares, más de tres veces el tamaño del PIB mundial. Existe un consenso entre los economistas de todo el espectro político de que este aumento de la deuda no puede continuar indefinidamente sin provocar una catástrofe.

La liquidez proporcionada por los bancos centrales elevó el nivel mundial de deuda a 325 billones de dólares, más de tres veces el tamaño del PIB mundial.

En quinto lugar, en lugar de controlar más estrechamente el sector financiero, algunos países han seguido a las economías capitalistas avanzadas para liberalizarlo. En China, la segunda economía más grande del mundo, esto ha creado una peligrosa conjunción de factores que podrían llevar a una implosión financiera: un mercado de valores volátil, una burbuja inmobiliaria y un sector bancario paralelo no regulado. El número de puntos vulnerables de la economía mundial ha aumentado y todos son candidatos para la próxima gran crisis.

Conclusión

¿Qué es lo que hay que hacer?

En un estudio reciente patrocinado por el Transnational Institute que se publicará a finales de este año, expongo una justificación detallada de 10 imperativos importantes para el sector financiero mundial. Estos son:

  1. Restringir las operaciones de los fondos de capital riesgo y cerrar los paraísos fiscales;
  2. Prohibir los valores respaldados por hipotecas y los derivados;
  3. Avanzar hacia la banca de reserva al 100 %;
  4. Nacionalizar las instituciones financieras que son demasiado grandes para quebrar;
  5. Reinstituir la Ley Glass-Steagall que colocó una “muralla china” entre la banca comercial y la banca de inversión;
  6. Poner límites drásticos a la remuneración de los ejecutivos;
  7. Eliminar gradualmente las agencias de calificación crediticia como Moody's y Standard and Poor;
  8. Convocar una nueva Conferencia de Bretton Woods para establecer nuevas instituciones y reglas para la gobernanza financiera mundial, poner fin al monopolio del dólar como moneda de reserva mundial y establecer nuevos y justos acuerdos para el desarrollo y la financiación del clima;
  9. Hacer que los bancos centrales rindan cuentas; y
  10. Avanzar hacia la plena unión política, fiscal y monetaria en los países de la zona euro o salir del euro.

Las medidas propuestas constituyen un “programa de mínimos”, o un conjunto de medidas que refuerzan las defensas del mundo contra otra crisis financiera, aunque no eliminan la posibilidad de que ocurra tal cosa.

El capitalismo como sistema es estructuralmente propenso a generar crisis financieras, y el programa esbozado anteriormente asume un sistema económico global que continúa funcionando bajo sus reglas. La implementación exitosa de estas reformas sería un paso gigantesco en un proceso más largo de cambio transformador. Sin embargo, ese cambio no puede tener lugar sin abordar fundamentalmente otras dimensiones clave del capitalismo, especialmente su motor: el deseo insaciable de obtener cada vez mayores beneficios.

¿Capitalismo reformado o poscapitalismo?

En última instancia, son las dinámicas de la economía real las que determinan la evolución de la economía financiera. Esto no es una visión novedosa. Desde la perspectiva de los economistas marxistas, los giros de la economía financiera son el resultado de las profundas contradicciones de la economía real, en particular la tendencia a la sobreproducción, o a que la oferta supere a la demanda debido a la persistencia de una gran desigualdad.

Si el problema es la debilidad de la demanda en la economía real provocada por la desigualdad, es obvio que las medidas monetarias adoptadas en los últimos años por las autoridades financieras, como la “relajación cuantitativa” de los flujos de crédito y los tipos de interés negativos para contrarrestar las presiones recesivas, solo pueden aportar un alivio muy limitado y temporal a una economía en crisis y, de hecho, pueden agravar la crisis a medio plazo.

De hecho, sin abordar la crisis de la demanda en la economía real, a un sector financiero reformado le resultaría difícil resistir las intensas presiones para que el capital busque la rentabilidad en las finanzas y no en un sector productivo estancado.

Para algunos, entonces, la necesidad más urgente es cómo reformar el capitalismo. En su opinión, un programa de reforma financiera tendría que integrarse en un programa más amplio de reforma drástica del capitalismo.

Esta empresa tendría que abordar seriamente la falta de demanda arraigada en la creciente desigualdad. Tendría que reconocer valientemente sus raíces en las relaciones desiguales de poder entre el capital y el trabajo, cómo este poder desigual se traduce en una creciente desigualdad, y cómo la desigualdad se traduce en una demanda anémica que frena la expansión de la producción.

Para otros, la situación exige una solución más allá de una reforma del capitalismo, incluso de tipo keynesiano radical. Desde su perspectiva, la búsqueda constante de rentabilidad del capitalismo es una fuente fundamental de inestabilidad que, en última instancia, socavará todos los esfuerzos por reformarlo, como ocurrió con el keynesianismo de la posguerra a finales de la década de 1970.

Además, lo que hay que abordar no es solo la desigualdad social y la falta de demanda, sino el impulso del sistema productivo para crecer a expensas de la biosfera. Lo que se necesita, dicen, es un programa poscapitalista, hecho aún más urgente por la catástrofe climática que se está desarrollando. De hecho, en algunos círculos, se considera cada vez más necesaria una estrategia de “decrecimiento”.

En medio de este debate cada vez más acalorado sobre los sistemas alternativos, hay dos cosas sobre las que hay consenso. Primero, que continuar en el camino actual de un capitalismo financiero poco regulado es invitar a otra catástrofe financiera, quizás una peor que la crisis de 2007-2008. En segundo lugar, que alejarse de este camino hacia la ruina requerirá asumir y romper el poder del capital financiero.

SOBRE EL AUTOR

Walden Bello Walden Bello es profesor adjunto internacional de Sociología en la Universidad Estatal de Nueva York en Binghamton e investigador asociado del TNI. Ha escrito o es coautor de 23 libros, dos de los cuales se publicarán este año: Counterrevolution: The Global Rise of the Far Right (Nova Scotia: Fernwood, 2019) y Paper Dragons: Why Financial Crises Happen and Why China Will be Next (Londres: Zed Press, 2019).

Traducción al español: Cuca Hernández, Attac España

Este artículo forma parte del informe Estado del poder 2019, editado en español por Transnational Institute, Fuhem Ecosocial y Attac España.

walden bello