Offshore Financial Centres
ESTADO DEL PODER 2019

Finanzas offshore

Cómo el capital gobierna el mundo

Reijer Hendrikse y Rodrigo Fernandez

Tras la elección de Donald Trump y las afirmaciones de la intromisión rusa durante su campaña, un acuerdo de privatización de la empresa petrolera estatal rusa Rosneft llamó la atención de los medios de comunicación: a pesar de las sanciones, se habían invertido unos 10 000 millones de euros en Rosneft a través de una empresa ficticia con sede en Singapur, lo que representaba una participación del 20 % en el gigante petrolero.

Rosneft argumentó que la inversión era una simple empresa conjunta entre la Autoridad de Inversiones de Qatar y la empresa petrolera suiza Glencore, pero las cifras simplemente no cuadran. Sin embargo, no hay forma de saber quién es el propietario de la participación de Rosneft, porque la propiedad está oculta en una empresa ficticia de las Islas Caimán.

Al igual que muchos grandes acuerdos, la privatización de Rosneft utiliza una estructura de compañías ficticias que son propietarias de compañías ficticias en todas las jurisdicciones extraterritoriales. En este caso, dejó un rastro de papel sin salida desde Qatar y Suiza a una empresa de Singapur, propiedad de una empresa con sede en Londres, que a su vez está controlada por un buzón de correo en las Islas Caimán, registrado en la dirección de un prestigioso bufete de abogados. Aunque el acuerdo sigue siendo un misterio, muestra cómo los ricos y poderosos esconden y transfieren sus activos, incluyendo grandes transacciones de importancia geopolítica, en completo anonimato.

Este ensayo se centra en el turbio reino financiero conocido como finanzas offshore. Demuestra que las finanzas extraterritoriales no se tratan únicamente de que el capital se mueva más allá del alcance de los Estados, sino que implican la desmembración y comercialización desenfrenadas de la propia soberanía del Estado.

Las jurisdicciones offshore cultivan efectivamente dos regímenes jurídicos paralelos. Por un lado, tenemos el espacio regulado y gravado estándar para los ciudadanos nacionales en el que todos vivimos, y por otro, tenemos un espacio extraterritorial secreto offshore reservado exclusivamente para las empresas y los multimillonarios extranjeros, o para el capital no residente, que comprende “un conjunto de ámbitos jurídicos marcados por una mayor o menor retirada de la regulación y de la fiscalidad”.

Este mundo extraterritorial es un espacio legal creado por el Estado en el centro del sistema financiero mundial y, por lo tanto, del capitalismo mundial, que alberga los principales stocks de capital, flujos y reclamaciones de propiedad del mundo con el objetivo de proteger la riqueza y los rendimientos financieros. Considerado como un sistema integrado, es una curiosa criatura soberana capaz de ejercer una autoridad política y económica similar a las potencias imperiales del pasado.

Algunos lo llaman Moneyland, otros ven un retorno a los tiempos feudales. El mundo offshore también podría compararse con la arquitectura de dos niveles del Panem imperial en la distópica trilogía de los Juegos del Hambre de Suzanne Collin, que se dice que refleja el funcionamiento del imperio romano.

El horizonte del imaginario Capitolio de Panem. Fuente: http://breadandcircuses.wikia.com
El horizonte del imaginario Capitolio de Panem. Fuente: http://breadandcircuses.wikia.com

Específicamente, el actual sistema internacional de estados podría compararse con los problemáticos ‘distritos’ de Panem, donde los ciudadanos comunes están territorialmente encerrados y obligados a pagar fuertes ‘homenajes’, mientras que el mundo extraterritorial exclusivo se asemeja a aspectos de la poderosa capital de Panem ―el Capitolio― donde su acaudalada clase dominante está exenta de austeridad, tributación y autoritarismo y viviendo en la riqueza creada por los otros.

Nos centramos en los denominados centros financieros offshore (CFO) como los bloques de construcción de las finanzas extraterritoriales. Estos centros se definen como “un país o jurisdicción que proporciona servicios financieros a no residentes a una escala que no se corresponde con el tamaño y la financiación de su economía nacional”.

Además de funcionar como paraísos fiscales o jurisdicciones secretas, los CFO se utilizan como plataformas para la adquisición de deuda, la estructuración de fondos, la formación de sociedades, la protección de inversiones, etc. Dependiendo de la definición, hasta 100 jurisdicciones en todo el mundo pueden ser clasificadas como CFO. Estas podrían funcionar como jurisdicciones de “conducto” y “sumidero”, es decir, como destinos intermedios o finales del capital circulante.

A medida que los CFO cultivan cada vez más estrategias de especialización, sus subcategorías se han vuelto cada vez más específicas: mientras que algunas se centran en la protección del secreto y de la riqueza para ocultar el dinero ilícito, otras se ocupan de las corporaciones y los bancos que buscan los tramos normativos de “ligeros” que les permitan organizar los flujos financieros mundiales. La variedad incipiente en las especializaciones complica un marco comparativo uniforme para el estudio de los centros extraterritoriales distintivos. A pesar de estas diferencias, el hecho esencial es que las finanzas extraterritoriales constituyen, en última instancia, un espacio integrado a nivel mundial que opera más allá del control de cualquier Estado individual.

Este ensayo detalla la historia, la geografía, los mecanismos, los facilitadores y los pobladores del mundo offshore. Nuestro relato muestra cómo se fabrica la economía global a través de la política nacional o, parafraseando al exjurista nazi Carl Schmitt, cómo se construye el mundo económico de la propiedad (dominium) a través de la soberanía política (imperium).

Este enfoque también nos permite contrarrestar la idea de que los muchos nacionalistas que se están levantando actualmente en todo el mundo son “desafiadores” del orden mundial. Por el contrario, nuestra contraperspectiva considera el surgimiento global del nacionalismo autoritario como una continuación lógica del proyecto neoliberal.

Comprender cómo el poder financiero se fusiona con el poder estatal y, en última instancia, se traduce en un replanteamiento de las divisiones ideológicas entre las esferas pública y privada; entre los ámbitos político y económico; o entre el Estado y el mercado. Porque en el mundo offshore ―el poderoso Capitolio de nuestra época― el capital global financierizado e hipermóvil es el Estado.

“El capitalismo solo triunfa cuando se identifica con el Estado, cuando se convierte en el Estado.”

– Fernand Braudel

Una breve historia

Aunque la evasión fiscal y la protección de activos se produjeron en la antigüedad, en la Edad Media y más allá, el aumento mundial de las finanzas extraterritoriales coincidió con una serie de innovaciones jurídicas de finales del siglo XIX.

En particular, el nacimiento de la corporación privada como “persona natural” se remonta a este período, ya que los principales estados capitalistas liberalizaron el derecho a constituir una compañía, un derecho que hasta entonces se había constituido exclusivamente por decreto soberano. Este desarrollo encendió el auge de las grandes corporaciones multinacionales, que desafiaron el emergente orden jurídico internacional en el que los estados ejercen un poder territorial exclusivo.

La tensión entre el “recinto” territorial nacional y la movilidad global del capital, cada vez más organizada a través de complejas estructuras corporativas multinacionales, desencadenó nuevas innovaciones legales. En particular, la creación de buzones de correo o empresas ficticias, es decir, entidades jurídicas sin una presencia material sustancial, abrió la caja de Pandora, ya que las empresas multinacionales podían en lo sucesivo ubicarse en otra jurisdicción sin trasladar físicamente sus actividades reales.

El derecho de constitución, en otras palabras, se convirtió rápidamente en un dispositivo de contabilidad ficticio.

Otro elemento fundamental que sustentaba las finanzas extraterritoriales era la asignación bilateral de derechos fiscales entre los Estados, anclando la movilidad del capital en un conjunto de tratados fiscales durante la década de 1920 que distinguían entre un país anfitrión ―la jurisdicción de la actividad económica― y un país de origen ―el domicilio del propietario, del inversor o de la sede social―.

Este acuerdo separaba los derechos fiscales en la línea de los países importadores y exportadores de capital, lo que reflejaba las relaciones de poder en aquel momento, con el Reino Unido y los Estados Unidos como principales exportadores de capital. Estos principios siguen siendo fundamentales en el mosaico bilateral actual de más de 3000 tratados fiscales, lo que permite que el mundo offshore contemporáneo madure.

Aunque la era de la posguerra fue definida inicialmente por un régimen internacional en el que los Estados ejercían un control considerable sobre sus economías nacionales, requiriendo controles de capital para restringir las finanzas transfronterizas, a finales de la década de 1950 se produjeron las primeras grietas en este régimen, anunciando un momento clave en el ascenso mundial de las finanzas extraterritoriales. En 1957, el Banco de Inglaterra decidió que el cambio de divisas entre prestamistas y prestatarios no residentes no estaba sujeto a su supervisión ni a sus reglamentos internos de supervisión, como por ejemplo los que regulan los requisitos del capital.

Este truco contable anunció el nacimiento de los mercados del eurodólar, que hizo que los préstamos en dólares estadounidenses fueran más rentables en la ciudad de Londres que en Wall Street, lo que llevó a que los bancos estadounidenses y otros se establecieran en Londres. Con la creación de un espacio “sin estado” no regulado para los mercados de capitales transfronterizos, el Banco de Inglaterra pretendía revitalizar la zona de la libra esterlina tras el declive del imperio británico. Esto pronto llevó a sus restantes dependencias de la corona y territorios de ultramar a transformarse gradualmente en paraísos fiscales, con la City en el centro de una emergente red global offshore.

Spider’s Web explora la forma en que el Reino Unido utilizó las finanzas offshore para reactivar su economía después del fin del imperio británico.

Paralelamente, la descolonización hizo que los principales estados capitalistas crearan un mosaico mundial de tratados bilaterales de inversión, asegurando aún más las inversiones transfronterizas y los derechos de los inversores, principalmente en beneficio de las multinacionales con sede en países ricos que poseen activos en sus antiguas colonias.

Por ejemplo, la descolonización llevó a los Países Bajos a incorporar una nueva cláusula de solución de diferencias entre inversores y Estados (ISDS) en su tratado bilateral de inversiones con Indonesia, concebido para que las empresas holandesas protejan sus activos. Hoy en día, más de 3000 tratados bilaterales de inversión contienen cláusulas ISDS, lo que convierte a los Países Bajos no solo en un paraíso fiscal, sino también en un importante paraíso para las corporaciones globales que utilizan sociedades ficticias holandesas para proteger sus inversiones.

El impresionante crecimiento de los mercados del eurodólar finalmente socavó el orden de la posguerra, que se derrumbó a principios de la década de 1970. Los tipos de cambio fijos dieron paso a los tipos variables, introduciendo nuevos riesgos financieros para las empresas, los Gobiernos y los hogares, y acelerando el espectacular aumento del comercio de derivados financieros en Chicago, Londres y Nueva York.

Las finanzas offshore ya no son un evento secundario exótico junto con las finanzas regulares y reguladas, sino que se han convertido en la nueva norma.

La creciente movilidad del capital llevó a la creación de mercados transnacionales, construidos cada vez más a través de entidades y estructuras offshore, lo que planteó dificultades a los reguladores nacionales. El ascenso del neoliberalismo en la década de 1980 racionalizó el auge de la globalización de las finanzas: además de profundizar en las soluciones bilaterales, la movilidad del capital se ancló cada vez más en los acuerdos y organizaciones comerciales multilaterales, alentando a un número cada vez mayor de Estados a desplegar estrategias unilaterales para atraer capital hipermóvil.

Como resultado, el flujo de capital que entraba y salía de las jurisdicciones offshore se multiplicó durante la década de 1990, y realmente estalló durante la década de 2000. El gráfico 1 muestra los flujos brutos de entrada y salida de capital a través de sociedades ficticias holandesas. Los Países Bajos son actualmente el mayor receptor de inversión extranjera directa (IED) del mundo y actúan como el principal destino intermediario de capital mundial en el extranjero. El valor de las transacciones brutas creció de 782 000 millones de euros en 1996 a 2,2 billones de euros en 2002, aumentando hasta la friolera de 7,4 billones de euros en 2017. Estas espectaculares tasas de crecimiento sugieren que las finanzas extraterritoriales ya no son un evento secundario exótico junto con las finanzas regulares y reguladas, sino que se han convertido en la nueva norma.

Gráfico 1:

Fuente: Dutch Central Bank

Un nuevo amanecer

En una clasificación de CFO que se publicará en 2019, identificamos un grupo central de CFO que capturan estructuralmente la mayor parte de los flujos y stocks de capital offshore en todo el mundo. Como la red offshore central subyacente a los principales centros financieros del mundo ―Londres y Nueva York― clasificamos estos CFO de acuerdo a su uso por parte de fondos de inversión, multinacionales y bancos. En orden de importancia, nuestro grupo principal está formado por las Islas Caimán, Luxemburgo, Bermudas, Hong Kong, los Países Bajos, Irlanda, las Bahamas, Singapur, Bélgica, las Islas Vírgenes Británicas y Suiza.

Este resultado no es sorprendente, ya que confirma lo que han demostrado diferentes estudios realizados por académicos, responsables políticos y organizaciones de la sociedad civil. La Tabla 1 muestra el tamaño de las diferentes reservas de capital acumuladas en estos centros extraterritoriales. Las cifras relativas a las entradas y salidas de inversión extranjera directa, las inversiones extranjeras de cartera y las estadísticas bancarias muestran diferentes canales y lógicas que orquestan los flujos financieros extraterritoriales: donde las Islas Caimán y Luxemburgo son los principales destinos de los flujos financieros de los fondos de inversión y los bancos, Luxemburgo y los Países Bajos son los principales puntos de entrada de las empresas multinacionales.

Tabla 1:

Fuentes: FMI (datos sobre inversión extranjera directa-FDI e inversión extrajera en cartera-FPEI) y Banco de Pagos Internacionales -BIS) (estadísticas bancarias)

En conjunto, este grupo comprende los principales destinos de conductos y sumideros del mundo, ofreciendo confidencialidad, minimización de impuestos, mecanismos de incorporación y una gama de servicios especializados.

Por ejemplo, Irlanda se dedica a las sedes sociales, mientras que los Países Bajos facilitan las sociedades de cartera. Estas diferencias son a menudo en la sinfonía, lo que da lugar a estructuras populares de planificación fiscal como “el doble irlandés con un sándwich holandés”.

El grupo está repartido por los principales mercados y zonas horarias del mundo: donde Hong Kong es la puerta de entrada y salida de China, Irlanda y los Países Bajos suelen servir a las operaciones globales de las multinacionales estadounidenses.

Lo que más destaca es la prominencia geográfica de Europa, específicamente los (antiguos) territorios del Imperio Británico, seguidos de un papel central para los Países Bajos - Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos. En general, las cadenas de valor corporativas se estructuran habitualmente a lo largo de este grupo, que junto con la riqueza de la clase multimillonaria del mundo constituye efectivamente la espina dorsal del capitalismo global.

Aunque los Gobiernos y los legisladores inician y promulgan legislación offshore para los centros financieros extraterritoriales individuales, el mundo offshore integrado es cultivado efectivamente por un puñado de bancos, firmas de abogados y contables que operan a nivel mundial; curiosamente, tres profesiones autorizadas por el estado (o el banco central) para desempeñar funciones públicas específicas.

La reciente racha de filtraciones de datos en el extranjero proporciona información fascinante sobre sus actividades: Swiss Leaks descubrió un plan masivo de evasión de impuestos dirigido por la subsidiaria suiza del banco global HSBC, y Papeles de Panamá reveló los trucos de la firma de abogados global Mossack Fonseca en Panamá, fabricando las compañías ficticias a través de las cuales los clientes de HSBC evadían impuestos. Lux Leaks, a su vez, expuso los planes de evasión del impuesto de sociedades que facilitaron las autoridades luxemburguesas y el gigante de la contabilidad PricewaterhouseCoopers.

(Video explicativo: Los Papeles de Panamá)

A través del ensamblaje dedicado de préstamos híbridos y entidades certificadas por los reglamentos fiscales del Gobierno ―estructuras de financiación empresarial que reciben un trato fiscal o legal diferente en las distintas jurisdicciones, capitalizando los desajustes en los códigos fiscales― las empresas disfrutaron de “tipos impositivos efectivos de menos del 1 % sobre las utilidades que arrastraron a Luxemburgo”.

Los Papeles del Paraíso, centrados en la oficina en Bahamas de la firma de abogados Appleby, revelan que el sistema operativo central de las finanzas offshore es un mundo altamente exclusivo, anclado en una docena de CFO cultivados por un puñado de intermediarios profesionales, que estructuran las “actividades” de sus clientes corporativos en todos los CFO con el fin de maximizar la protección de la riqueza y los beneficios.

Junto con la clase multimillonaria global, que son los propietarios finales de este edificio corporativo, “estos actores se han convertido, por así decirlo, en ciudadanos de un nuevo y valiente país virtual”. Una vez más, su composición es verdaderamente global: desde la realeza europea hasta las nuevas riquezas estadounidenses; desde los principiantes chinos y los príncipes árabes hasta los oligarcas rusos y los señores de la guerra africanos, la élite global se ha labrado una patria secreta, libre de impuestos y soberana para sí misma.

Capital soberano

“Por encima, por debajo y al lado de las fronteras político-estatales de lo que parecía ser un derecho internacional puramente político entre Estados, se extiende una esfera libre, es decir, una esfera no estatal de la economía que lo impregna todo: una economía global.”

- Carl Schmitt

Aunque las finanzas extraterritoriales han madurado y se han profesionalizado recientemente, los mecanismos que subyacen a su ascenso mundial siguen siendo los mismos que hace un siglo. El mundo offshore evolucionó sobre la base del sistema estatal internacional, donde la soberanía es considerada la máxima autoridad legal.

Es decir, bajo el disfraz del derecho internacional público, los Estados son libres de abrir sus economías nacionales al capital extranjero por medios bilaterales y multilaterales. Los estados capitalistas han utilizado esta libertad para facilitar la movilidad del capital, que es el prerrequisito clave para el florecimiento de las finanzas extraterritoriales, ya que tiene poco sentido atraer unilateralmente capital extranjero en un mundo de estrictos controles de capital. Friedrich Hayek comparó el derecho capitalista vital de la movilidad del capital con “los xenos, o huéspedes amigos, a principios de la historia griega”.

Quinn Slobodian argumenta:

La categoría de los derechos de los xenos nos ayuda a pensar en individuos que tienen derechos protegidos con el salvoconducto que le da acceso sin problemas a la propiedad de su patrimonio y de su capital, sin importar el territorio. Es un derecho que hereda el espacio económico unitario del dominio en lugar del espacio estatal fragmentado del imperio; sin embargo, requiere que las instituciones políticas del imperio lo garanticen.

Es aquí donde nos tropezamos con la comprensión de que las divisiones ideológicas entre los ámbitos político y económico tienen poco sentido, ya que las finanzas offshore se tejen a partir del tejido soberano de los Estados, anclando el mundo capitalista de la propiedad (dominium) a través de la comercialización desenfrenada de la soberanía estatal (imperium).

En consecuencia, ningún Estado puede controlar de manera significativa las finanzas extraterritoriales contemporáneas, ya que la introducción de la regulación en un lugar dará lugar a que el capital se traslade a otro.

Image of Genoa
La naturaleza extraterritorial de las finanzas offshore tiene paralelismos históricos con la forma en que operaban las élites mercantiles genovesas.

Curiosamente, existen claros precedentes históricos de la actual geografía del poder financiero. Mirando el nacimiento del capitalismo moderno, por ejemplo, Arrighi arguyó que “la élite mercantil genovesa ocupaba lugares, pero no estaba definida por los lugares que ocupaba”, lo que constituía una infraestructura “no territorial” similar al “mercado eurodólar” offshore.

En otras palabras, el capitalismo moderno se desarrolló simultáneamente en el espacio de los lugares donde quedó atado a estados particulares, y el espacio de los flujos abarcando redes por encima del control de cualquier estado.

Mientras que en la República Holandesa y Gran Bretaña los estados de las compañías operaban efectivamente, representando una unidad relativa entre el estado y el capital encarnado en sus compañías cuasi-soberanas de las Indias Orientales, desde que el poder hegemónico se trasladó a los Estados Unidos, el poder corporativo privatizado se ha globalizado e intensificado implacablemente, con la soberanía apuntalando a las corporaciones globalizadoras cada vez más diseminadas por todo el mundo.

En palabras de Arrighi, señalando la descomposición de la soberanía territorial, el “crecimiento explosivo de las corporaciones transnacionales... bien pudo haber iniciado la extinción del moderno sistema interestatal como el lugar principal del poder mundial”.

Para comprender cómo el capital gobierna el mundo, necesitamos distinguir sistemáticamente entre soberanía formal y efectiva, y darnos cuenta de que el poder corporativo siempre se deriva del poder estatal. La soberanía que sustenta las finanzas extraterritoriales podría compararse con el relato clásico de Berle y Means sobre la empresa moderna, que hace hincapié en la separación entre la propiedad y el control de la empresa.

De manera similar, la propiedad y el control de la soberanía parecen haber divergido: donde el primero sigue siendo el reino del imperio propiamente dicho, principalmente el Estado nacional, el control de la soberanía global se ha desplazado progresivamente hacia las grandes corporaciones y sus guardianes profesionales que mantienen el espacio offshore del dominio, de la propiedad.

Si bien los centros financieros offshore colocan legalmente las actividades financieras de los no residentes fuera de los límites territoriales, esto permanece dentro de los límites de su autoridad soberana: aunque los legisladores están territorialmente vinculados, la soberanía para la venta es de naturaleza extraterritorial.

De manera crucial, utilizado como un solo paquete por las corporaciones y élites globales, las muchas parcelas de soberanía comercializada disponibles en todo el mundo se combinan, se fusionan y, en última instancia, mutan en “una nueva forma global de soberanía”, una soberanía desterritorializada que sustenta conjuntamente el dominio planetario del capital.

Desafiando al Capitolio

En el cambio de milenio, las finanzas offshore se convirtieron en la sala de máquinas del capitalismo global. Su espectacular crecimiento está ahora ligado a un cambio financiero y tecnológico más amplio, como la creciente financierización empresarial, que hace que las empresas asuman cada vez más rasgos financieros, impulsando el auge de las finanzas no reguladas, no bancarias y basadas en el mercado, que están principalmente orquestadas en el extranjero.

Asimismo, los bancos y las instituciones financieras han entrado colectivamente en este oscuro mundo financiero, que se considera legalmente distinto al de la banca y las finanzas reguladas, sin embargo, la crisis financiera de 2008 reveló que estos dos mundos están íntimamente conectados, y que en realidad comprenden un todo en el que domina el componente offshore. De hecho, en general es seguro decir que las “finanzas globales” son las finanzas offshore.
Estos cambios se han desarrollado en un proceso más amplio de neoliberalización incesante, que ha acelerado la desigualdad mundial de ingresos y riqueza, ya que los ricos y poderosos pueden ahora simplemente elegir si pagar o no impuestos, lo que a menudo es perfectamente legal.

A medida que las élites evaden cada vez más sus obligaciones públicas, habiéndose separado legalmente a sí mismas y a sus propiedades de sus respectivos países de origen, lo que ha impulsado el resentimiento popular en todo el mundo, con un número cada vez mayor de nacionalistas que prometen “drenar el pantano”.

Es precisamente este desarrollo el que socava el tejido de la sociedad, dividiéndola en dos partes, a medida que las élites evaden cada vez más sus obligaciones públicos, habiéndose separado legalmente a sí mismas y a sus propiedades de sus respectivos países de origen, como si vivieran en otro lugar, o en ninguna parte en absoluto. Son estos acontecimientos los que han provocado el resentimiento popular en todo el mundo, con un número creciente de nacionalistas que prometen “drenar el pantano”.

Desafortunadamente, dado que el dominio offshore que sustenta al capitalismo global se construye principalmente a través de la política nacional del imperio, la idea de que los nacionalistas “retomarán el control” de los globalistas es discutible.

Las finanzas offshore se construyen a partir de la comercialización unilateral de lo que en su mayoría constituye la soberanía nacional con el fin de atraer capital movilizado principalmente a través de una red global de tratados bilaterales de impuestos, comercio e inversión. En otras palabras, el capitalismo global actual, capitaneado por corporaciones billonarias y la clase multimillonaria, no necesita un orden multilateral, ni mucho menos, ya que se nutre de fronteras soberanas y mecanismos legales de exclusión relacionados.

Resumiendo los acontecimientos recientes, Slobodian argumenta que:

“La fórmula de la antiglobalización de la extrema derecha es: sí a las finanzas libres y al libre comercio. No a la libre migración, la democracia, el multilateralismo y la igualdad humana”.

De hecho, el capitalismo global adora la soberanía nacional, y simplemente desprecia sus fundamentos democráticos populares y su vigencia, que décadas de neoliberalismo han corroído sistemáticamente. El actual ascenso de las fuerzas antiliberales de derecha, por lo tanto, podría no ser una ruptura al orden establecido, sino más bien anclar su dominio global, ya que “la antiliberalización política podría igualmente proteger el núcleo económico del proyecto neoliberal de la resistencia popular, funcionando efectivamente como su capa protectora tóxica”, sobre todo para salvaguardar el mundo de la propiedad en el exterior.

Una rápida mirada a las filtraciones de datos mencionadas anteriormente revela que la mayoría de los autoritarios “hombres fuertes” han asegurado sus activos e ingresos en el extranjero, junto con una considerable facción de la clase multimillonaria mundial que los patrocina. Cínicamente, lo mismo ocurre con los barones de los medios de comunicación globales que han complementado sus narrativas neoliberales con veneno autóctono, vendiendo las virtudes del patriotismo, mientras que ellos mismos viven como verdaderos “ciudadanos de ninguna parte”, poseedores de múltiples pasaportes para reducir al mínimo los impuestos sobre sus vastos intereses comerciales estructurados de forma offshore.

Adam Ramsay habla de los multimillonarios que apoyan el surgimiento de movimientos nacionalistas y autócratas reaccionarios.

El surgimiento de Bolsonaro o Trump, el advenimiento del brexit; en un análisis más detallado de estos y otros acontecimientos políticos impulsados por el ‘dinero negro’ sugieren una rebelión de un multimillonario offshore en lugar de una revuelta anti-sistema de la gente.

Mientras tanto, incluso el presidente de la alta iglesia del neoliberalismo ―el Foro Económico Mundial (FEM)― se está distanciando semánticamente del ‘globalismo’ para acomodar mejor los ‘intereses nacionales’ bajo la globalización, a pesar de que el capitalismo global construido por y para la clase multimillonaria offshore, que se congrega cada año en Davos, sencillamente irrita de manera similar a como lo hizo antes.

Detrás de la “alt-right”(ultraderecha), encontramos una vulgar celebración del poder corporativo desenfrenado detrás de una fachada de memorias y narrativas culturales “renovadas”, que revelan una notable continuación del neoliberalismo en general y una profundización radical de la soberanía corporativa en particular.

Además, si observamos lo que eufemísticamente se ha etiquetado como “alt-right”(ultraderecha), encontramos una vulgar celebración del poder corporativo ilimitado detrás de una fachada de memorias y narrativas culturales “renovadas”, lo que revela una notable continuación del neoliberalismo en general y una profundización radical de la soberanía corporativa en particular.

Porque su estado capitalista ideal rechaza totalmente las premisas de la democracia liberal, ya que ve a los presidentes reemplazados por presidentes ejecutivos que dirigen sus estados como corporaciones, maximizando el valor de los accionistas para sus beneficiarios finales: la clase multimillonaria global.

Bajo lo que pensadores como Nick Land y Curtis Yarvin llaman Gov-Corp, la política es considerada ilegal y los ciudadanos son despojados de sus derechos; el único derecho humano será la “salida” para aquellos que pueden permitírsela, lo que significa la fuga de capitales, defendiendo el derecho de hierro fundido de la movilidad del capital. En lo que solo puede convertirse en una carrera sin fin hacia el abismo, los futuros estados de Gov-Corp competirán por siempre por un capital offshore hipermóvil.

A pesar de los llamamientos populistas a la democracia popular, el objetivo de estos autoproclamados aspirantes al orden mundial es alcanzar la última frontera del neoliberalismo: la plena toma de poder por parte de las multinacionales de los Gobiernos soberanos y de los propios Estados.

Aunque esta perspectiva aún no se ha materializado, el capitalismo contemporáneo se está convirtiendo cada vez más en una economía de plataforma global, con las finanzas offshore como sistema operativo central y el resto del mundo conectado a su lógica operativa dominante en varios términos.

Donde la ciudadanía y los negocios ordinarios están sujetos al dominio capitalista global a través de sus respectivos estados ―imponiendo austeridad, impuestos y, cada vez más, autoritarismo― los residentes offshore han crecido por encima del recinto territorial, convirtiéndose efectivamente en una oligarquía “apátrida” global, viviendo vidas secretas y libres de impuestos con sus vastas fortunas apoyadas por una política monetaria expansionista.

Representando la misma corona del triunfo del capital sobre el trabajo, el mundo offshore está amenazando con dar lugar a una era de ultra imperialismo, ya que un número creciente de estados se han unido efectivamente en una federación offshore, “reemplazando al imperialismo por una santa alianza de los imperialistas”.

El mundo offshore ya opera como un Leviatán incorporado globalmente, como el último estado acreedor del mundo, con un puñado de bancos globales, bufetes de abogados y auditores “parecidos a un estado”. Es esta capacidad, más aún, estos actores parafinancieros los que ejercen un poder hegemónico clásico en cualquier otro lugar, operando con “funciones de liderazgo y gobernabilidad sobre un sistema de estados soberanos”, como claramente se ejemplificó a lo largo de la crisis financiera, donde aconsejaron a los Gobiernos desorientados que rescataran las problemáticas carteras offshore de unos pocos, a expensas de una gran austeridad para la mayoría.

Hemos llegado al punto, como en la trilogía de los Juegos del Hambre, en el que los ciudadanos de todos los “distritos” del mundo necesitan levantarse y unirse contra el Capitolio de nuestra era ―el mundo offshore― amenazando con transformar el sistema internacional de Estados en un Panem actual, imponiendo su dominio global a través de hombres fuertes locales.

Los ciudadanos de todo el mundo necesitan reclamar el control democrático sobre lo que constitucionalmente es ―o debería ser― la soberanía popular. Esto requerirá exponer la nostalgia nacionalista, azucarada por la xenofobia, como distracciones exageradas de la toma de poder por el Capitolio offshore. Necesitará centrar la atención en las corporaciones y élites globales que evitan la responsabilidad y el escrutinio públicos que necesitan urgentemente ser relevados del vasto poder político que disfrutan y ejercen.

Aunque la lucha será difícil, sin soluciones rápidas, ofrece un objetivo político limitado para movilizar una amplia base política, una que pueda reunir a los indignados y desafortunados, uniendo los cuadrados rojos, las ambiciones verdes y los chalecos amarillos. Solo una verdadera lucha colectiva para destronar las finanzas offshore abrirá la posibilidad de recuperar el control.

SOBRE LOS AUTORES

Reijer Hendrikse es investigador posdoctoral en la Universidad Libre de Bruselas. Sus intereses de investigación se centran ampliamente en las interrelaciones entre las estructuras y transformaciones corporativas y estatales, con un enfoque en las finanzas, los servicios empresariales y la tecnología. En 2015, Reijer recibió un doctorado de la Universidad de Amsterdam por su tesis El brazo largo de las finanzas: Explorando la insólita financierización de Gobiernos e instituciones públicas.

Hendrikse Reijer

Rodrigo Fernandez Rodrigo Fernández trabaja como investigador para SOMO, donde se especializa en evasión de impuestos, paraísos fiscales y banca en la sombra. Además, realiza investigación posdoctoral en la Universidad de Lovaina sobre el sector inmobiliario/financiero. En 2011, Rodrigo recibió un doctorado de la Universidad de Ámsterdam por su tesis, Explicando el declive del Centro Financiero de Amsterdam, la globalización de las finanzas y el surgimiento de una red interurbana jerárquica.

Traducción al español: Cuca Hernández, Attac España

Este artículo forma parte del informe Estado del poder 2019, editado en español por Transnational Institute, Fuhem Ecosocial y Attac España.

Rodrigo Fernandez