Finanzas offshore

Cómo el capital gobierna el mundo

Reijer Hendrikse y Rodrigo Fernandez

ESTADO DEL PODER 2019

“El capitalismo solo triunfa cuando se identifica con el Estado, cuando se convierte en el Estado.”
– Fernand Braudel

Tras la elección de Donald Trump y las afirmaciones de la intromisión rusa durante su campaña, un acuerdo de privatización de la empresa petrolera estatal rusa Rosneft llamó la atención de los medios de comunicación: a pesar de las sanciones, se habían invertido unos 10 000 millones de euros en Rosneft a través de una empresa ficticia con sede en Singapur, lo que representaba una participación del 20 % en el gigante petrolero.

Rosneft argumentó que la inversión era una simple empresa conjunta entre la Autoridad de Inversiones de Qatar y la empresa petrolera suiza Glencore, pero las cifras simplemente no cuadran. Sin embargo, no hay forma de saber quién es el propietario de la participación de Rosneft, porque la propiedad está oculta en una empresa ficticia de las Islas Caimán.

Al igual que muchos grandes acuerdos, la privatización de Rosneft utiliza una estructura de compañías ficticias que son propietarias de compañías ficticias en todas las jurisdicciones extraterritoriales. En este caso, dejó un rastro de papel sin salida desde Qatar y Suiza a una empresa de Singapur, propiedad de una empresa con sede en Londres, que a su vez está controlada por un buzón de correo en las Islas Caimán, registrado en la dirección de un prestigioso bufete de abogados. Aunque el acuerdo sigue siendo un misterio, muestra cómo los ricos y poderosos esconden y transfieren sus activos, incluyendo grandes transacciones de importancia geopolítica, en completo anonimato.

Este ensayo se centra en el turbio reino financiero conocido como finanzas offshore. Demuestra que las finanzas extraterritoriales no se tratan únicamente de que el capital se mueva más allá del alcance de los Estados, sino que implican la desmembración y comercialización desenfrenadas de la propia soberanía del Estado.

Las jurisdicciones offshore cultivan efectivamente dos regímenes jurídicos paralelos. Por un lado, tenemos el espacio regulado y gravado estándar para los ciudadanos nacionales en el que todos vivimos, y por otro, tenemos un espacio extraterritorial secreto offshore reservado exclusivamente para las empresas y los multimillonarios extranjeros, o para el capital no residente, que comprende “un conjunto de ámbitos jurídicos marcados por una mayor o menor retirada de la regulación y de la fiscalidad”.

Este mundo extraterritorial es un espacio legal creado por el Estado en el centro del sistema financiero mundial y, por lo tanto, del capitalismo mundial, que alberga los principales stocks de capital, flujos y reclamaciones de propiedad del mundo con el objetivo de proteger la riqueza y los rendimientos financieros. Considerado como un sistema integrado, es una curiosa criatura soberana capaz de ejercer una autoridad política y económica similar a las potencias imperiales del pasado.

Algunos lo llaman Moneyland, otros ven un retorno a los tiempos feudales. El mundo offshore también podría compararse con la arquitectura de dos niveles del Panem imperial en la distópica trilogía de los Juegos del Hambre de Suzanne Collin, que se dice que refleja el funcionamiento del imperio romano.

 

Skyline of the imagined Panem's Capitol. Source: http://breadandcircuses.wikia.com
El horizonte del imaginario Capitolio de Panem. Fuente: http://breadandcircuses.wikia.com

 

Específicamente, el actual sistema internacional de estados podría compararse con los problemáticos ‘distritos’ de Panem, donde los ciudadanos comunes están territorialmente encerrados y obligados a pagar fuertes ‘homenajes’, mientras que el mundo extraterritorial exclusivo se asemeja a aspectos de la poderosa capital de Panem ―el Capitolio― donde su acaudalada clase dominante está exenta de austeridad, tributación y autoritarismo y viviendo en la riqueza creada por los otros.

Nos centramos en los denominados centros financieros offshore (CFO) como los bloques de construcción de las finanzas extraterritoriales. Estos centros se definen como “un país o jurisdicción que proporciona servicios financieros a no residentes a una escala que no se corresponde con el tamaño y la financiación de su economía nacional”.

Además de funcionar como paraísos fiscales o jurisdicciones secretas, los CFO se utilizan como plataformas para la adquisición de deuda, la estructuración de fondos, la formación de sociedades, la protección de inversiones, etc. Dependiendo de la definición, hasta 100 jurisdicciones en todo el mundo pueden ser clasificadas como CFO. Estas podrían funcionar como jurisdicciones de “conducto” y “sumidero”, es decir, como destinos intermedios o finales del capital circulante.

A medida que los CFO cultivan cada vez más estrategias de especialización, sus subcategorías se han vuelto cada vez más específicas: mientras que algunas se centran en la protección del secreto y de la riqueza para ocultar el dinero ilícito, otras se ocupan de las corporaciones y los bancos que buscan los tramos normativos de “ligeros” que les permitan organizar los flujos financieros mundiales. La variedad incipiente en las especializaciones complica un marco comparativo uniforme para el estudio de los centros extraterritoriales distintivos. A pesar de estas diferencias, el hecho esencial es que las finanzas extraterritoriales constituyen, en última instancia, un espacio integrado a nivel mundial que opera más allá del control de cualquier Estado individual.

Este ensayo detalla la historia, la geografía, los mecanismos, los facilitadores y los pobladores del mundo offshore. Nuestro relato muestra cómo se fabrica la economía global a través de la política nacional o, parafraseando al exjurista nazi Carl Schmitt, cómo se construye el mundo económico de la propiedad (dominium) a través de la soberanía política (imperium).

Este enfoque también nos permite contrarrestar la idea de que los muchos nacionalistas que se están levantando actualmente en todo el mundo son “desafiadores” del orden mundial. Por el contrario, nuestra contraperspectiva considera el surgimiento global del nacionalismo autoritario como una continuación lógica del proyecto neoliberal.

Comprender cómo el poder financiero se fusiona con el poder estatal y, en última instancia, se traduce en un replanteamiento de las divisiones ideológicas entre las esferas pública y privada; entre los ámbitos político y económico; o entre el Estado y el mercado. Porque en el mundo offshore ―el poderoso Capitolio de nuestra época― el capital global financierizado e hipermóvil es el Estado.

Una breve historia

Aunque la evasión fiscal y la protección de activos se produjeron en la antigüedad, en la Edad Media y más allá, el aumento mundial de las finanzas extraterritoriales coincidió con una serie de innovaciones jurídicas de finales del siglo XIX.

En particular, el nacimiento de la corporación privada como “persona natural” se remonta a este período, ya que los principales estados capitalistas liberalizaron el derecho a constituir una compañía, un derecho que hasta entonces se había constituido exclusivamente por decreto soberano. Este desarrollo encendió el auge de las grandes corporaciones multinacionales, que desafiaron el emergente orden jurídico internacional en el que los estados ejercen un poder territorial exclusivo.

La tensión entre el “recinto” territorial nacional y la movilidad global del capital, cada vez más organizada a través de complejas estructuras corporativas multinacionales, desencadenó nuevas innovaciones legales. En particular, la creación de buzones de correo o empresas ficticias, es decir, entidades jurídicas sin una presencia material sustancial, abrió la caja de Pandora, ya que las empresas multinacionales podían en lo sucesivo ubicarse en otra jurisdicción sin trasladar físicamente sus actividades reales.

El derecho de constitución, en otras palabras, se convirtió rápidamente en un dispositivo de contabilidad ficticio.

Otro elemento fundamental que sustentaba las finanzas extraterritoriales era la asignación bilateral de derechos fiscales entre los Estados, anclando la movilidad del capital en un conjunto de tratados fiscales durante la década de 1920 que distinguían entre un país anfitrión ―la jurisdicción de la actividad económica― y un país de origen ―el domicilio del propietario, del inversor o de la sede social―.

Este acuerdo separaba los derechos fiscales en la línea de los países importadores y exportadores de capital, lo que reflejaba las relaciones de poder en aquel momento, con el Reino Unido y los Estados Unidos como principales exportadores de capital. Estos principios siguen siendo fundamentales en el mosaico bilateral actual de más de 3000 tratados fiscales, lo que permite que el mundo offshore contemporáneo madure.

Aunque la era de la posguerra fue definida inicialmente por un régimen internacional en el que los Estados ejercían un control considerable sobre sus economías nacionales, requiriendo controles de capital para restringir las finanzas transfronterizas, a finales de la década de 1950 se produjeron las primeras grietas en este régimen, anunciando un momento clave en el ascenso mundial de las finanzas extraterritoriales. En 1957, el Banco de Inglaterra decidió que el cambio de divisas entre prestamistas y prestatarios no residentes no estaba sujeto a su supervisión ni a sus reglamentos internos de supervisión, como por ejemplo los que regulan los requisitos del capital. foreign currency exchange between non-resident lenders and borrowers was not subject to its domestic supervisory oversight and regulations, such as capital requirements.

Este truco contable anunció el nacimiento de los mercados del eurodólar, que hizo que los préstamos en dólares estadounidenses fueran más rentables en la ciudad de Londres que en Wall Street, lo que llevó a que los bancos estadounidenses y otros se establecieran en Londres. Con la creación de un espacio “sin estado” no regulado para los mercados de capitales transfronterizos, el Banco de Inglaterra pretendía revitalizar la zona de la libra esterlina tras el declive del imperio británico. Esto pronto llevó a sus restantes dependencias de la corona y territorios de ultramar a transformarse gradualmente en paraísos fiscales, con la City en el centro de una emergente red global offshore.

Spider’s Web explora la forma en que el Reino Unido utilizó las finanzas offshore para reactivar su economía después del fin del imperio británico.

Paralelamente, la descolonización hizo que los principales estados capitalistas crearan un mosaico mundial de tratados bilaterales de inversión, asegurando aún más las inversiones transfronterizas y los derechos de los inversores, principalmente en beneficio de las multinacionales con sede en países ricos que poseen activos en sus antiguas colonias.

Por ejemplo, la descolonización llevó a los Países Bajos a incorporar una nueva cláusula de solución de diferencias entre inversores y Estados (ISDS) en su tratado bilateral de inversiones con Indonesia, concebido para que las empresas holandesas protejan sus activos. Hoy en día, más de 3000 tratados bilaterales de inversión contienen cláusulas ISDS, lo que convierte a los Países Bajos no solo en un paraíso fiscal, sino también en un importante paraíso para las corporaciones globales que utilizan sociedades ficticias holandesas para proteger sus inversiones.

El impresionante crecimiento de los mercados del eurodólar finalmente socavó el orden de la posguerra, que se derrumbó a principios de la década de 1970. Los tipos de cambio fijos dieron paso a los tipos variables, introduciendo nuevos riesgos financieros para las empresas, los Gobiernos y los hogares, y acelerando el espectacular aumento del comercio de derivados financieros en Chicago, Londres y Nueva York.

Las finanzas offshore ya no son un evento secundario exótico junto con las finanzas regulares y reguladas, sino que se han convertido en la nueva norma.

La creciente movilidad del capital llevó a la creación de mercados transnacionales, construidos cada vez más a través de entidades y estructuras offshore, lo que planteó dificultades a los reguladores nacionales. El ascenso del neoliberalismo en la década de 1980 racionalizó el auge de la globalización de las finanzas: además de profundizar en las soluciones bilaterales, la movilidad del capital se ancló cada vez más en los acuerdos y organizaciones comerciales multilaterales, alentando a un número cada vez mayor de Estados a desplegar estrategias unilaterales para atraer capital hipermóvil.

Como resultado, el flujo de capital que entraba y salía de las jurisdicciones offshore se multiplicó durante la década de 1990, y realmente estalló durante la década de 2000. El gráfico 1 muestra los flujos brutos de entrada y salida de capital a través de sociedades ficticias holandesas. Los Países Bajos son actualmente el mayor receptor de inversión extranjera directa (IED) del mundo y actúan como el principal destino intermediario de capital mundial en el extranjero. El valor de las transacciones brutas creció de 782 000 millones de euros en 1996 a 2,2 billones de euros en 2002, aumentando hasta la friolera de 7,4 billones de euros en 2017. Estas espectaculares tasas de crecimiento sugieren que las finanzas extraterritoriales ya no son un evento secundario exótico junto con las finanzas regulares y reguladas, sino que se han convertido en la nueva norma.

Gráfico 1:

Fuente: Dutch Central Bank

Un nuevo amanecer

En una clasificación de CFO que se publicará en 2019, identificamos un grupo central de CFO que capturan estructuralmente la mayor parte de los flujos y stocks de capital offshore en todo el mundo. Como la red offshore central subyacente a los principales centros financieros del mundo ―Londres y Nueva York― clasificamos estos CFO de acuerdo a su uso por parte de fondos de inversión, multinacionales y bancos. En orden de importancia, nuestro grupo principal está formado por las Islas Caimán, Luxemburgo, Bermudas, Hong Kong, los Países Bajos, Irlanda, las Bahamas, Singapur, Bélgica, las Islas Vírgenes Británicas y Suiza.

Este resultado no es sorprendente, ya que confirma lo que han demostrado diferentes estudios realizados por académicos, responsables políticos y organizaciones de la sociedad civil. La Tabla 1 muestra el tamaño de las diferentes reservas de capital acumuladas en estos centros extraterritoriales. Las cifras relativas a las entradas y salidas de inversión extranjera directa, las inversiones extranjeras de cartera y las estadísticas bancarias muestran diferentes canales y lógicas que orquestan los flujos financieros extraterritoriales: donde las Islas Caimán y Luxemburgo son los principales destinos de los flujos financieros de los fondos de inversión y los bancos, Luxemburgo y los Países Bajos son los principales puntos de entrada de las empresas multinacionales.

Tabla 1:

Sources: IMF (FDI and FPEI data) and BIS (banking statistics)

En conjunto, este grupo comprende los principales destinos de conductos y sumideros del mundo, ofreciendo confidencialidad, minimización de impuestos, mecanismos de incorporación y una gama de servicios especializados.

Por ejemplo, Irlanda se dedica a las sedes sociales, mientras que los Países Bajos facilitan las sociedades de cartera. Estas diferencias son a menudo en la sinfonía, lo que da lugar a estructuras populares de planificación fiscal como “el doble irlandés con un sándwich holandés”.

El grupo está repartido por los principales mercados y zonas horarias del mundo: donde Hong Kong es la puerta de entrada y salida de China, Irlanda y los Países Bajos suelen servir a las operaciones globales de las multinacionales estadounidenses.

Lo que más destaca es la prominencia geográfica de Europa, específicamente los (antiguos) territorios del Imperio Británico, seguidos de un papel central para los Países Bajos - Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos. En general, las cadenas de valor corporativas se estructuran habitualmente a lo largo de este grupo, que junto con la riqueza de la clase multimillonaria del mundo constituye efectivamente la espina dorsal del capitalismo global.

Aunque los Gobiernos y los legisladores inician y promulgan legislación offshore para los centros financieros extraterritoriales individuales, el mundo offshore integrado es cultivado efectivamente por un puñado de bancos, firmas de abogados y contables que operan a nivel mundial; curiosamente, tres profesiones autorizadas por el estado (o el banco central) para desempeñar funciones públicas específicas.

La reciente racha de filtraciones de datos en el extranjero proporciona información fascinante sobre sus actividades: Swiss Leaks descubrió un plan masivo de evasión de impuestos dirigido por la subsidiaria suiza del banco global HSBC, y Papeles de Panamá reveló los trucos de la firma de abogados global Mossack Fonseca en Panamá, fabricando las compañías ficticias a través de las cuales los clientes de HSBC evadían impuestos. Lux Leaks, a su vez, expuso los planes de evasión del impuesto de sociedades que facilitaron las autoridades luxemburguesas y el gigante de la contabilidad PricewaterhouseCoopers.

(Video explicativo: Los Papeles de Panamá)

A través del ensamblaje dedicado de préstamos híbridos y entidades certificadas por los reglamentos fiscales del Gobierno ―estructuras de financiación empresarial que reciben un trato fiscal o legal diferente en las distintas jurisdicciones, capitalizando los desajustes en los códigos fiscales― las empresas disfrutaron de “tipos impositivos efectivos de menos del 1 % sobre las utilidades que arrastraron a Luxemburgo”.

Los Papeles del Paraíso, centrados en la oficina en Bahamas de la firma de abogados Appleby, revelan que el sistema operativo central de las finanzas offshore es un mundo altamente exclusivo, anclado en una docena de CFO cultivados por un puñado de intermediarios profesionales, que estructuran las “actividades” de sus clientes corporativos en todos los CFO con el fin de maximizar la protección de la riqueza y los beneficios.

Junto con la clase multimillonaria global, que son los propietarios finales de este edificio corporativo, “estos actores se han convertido, por así decirlo, en ciudadanos de un nuevo y valiente país virtual”. Una vez más, su composición es verdaderamente global: desde la realeza europea hasta las nuevas riquezas estadounidenses; desde los principiantes chinos y los príncipes árabes hasta los oligarcas rusos y los señores de la guerra africanos, la élite global se ha labrado una patria secreta, libre de impuestos y soberana para sí misma.

Capital soberano

“Por encima, por debajo y al lado de las fronteras político-estatales de lo que parecía ser un derecho internacional puramente político entre Estados, se extiende una esfera libre, es decir, una esfera no estatal de la economía que lo impregna todo: una economía global.”

– Carl Schmitt

Aunque las finanzas extraterritoriales han madurado y se han profesionalizado recientemente, los mecanismos que subyacen a su ascenso mundial siguen siendo los mismos que hace un siglo. El mundo offshore evolucionó sobre la base del sistema estatal internacional, donde la soberanía es considerada la máxima autoridad legal.

Es decir, bajo el disfraz del derecho internacional público, los Estados son libres de abrir sus economías nacionales al capital extranjero por medios bilaterales y multilaterales. Los estados capitalistas han utilizado esta libertad para facilitar la movilidad del capital, que es el prerrequisito clave para el florecimiento de las finanzas extraterritoriales, ya que tiene poco sentido atraer unilateralmente capital extranjero en un mundo de estrictos controles de capital. Friedrich Hayek comparó el derecho capitalista vital de la movilidad del capital con “los xenos, o huéspedes amigos, a principios de la historia griega”.

Quinn Slobodian argumenta:

La categoría de los derechos de los xenos nos ayuda a pensar en individuos que tienen derechos protegidos con el salvoconducto que le da acceso sin problemas a la propiedad de su patrimonio y de su capital, sin importar el territorio. Es un derecho que hereda el espacio económico unitario del dominio en lugar del espacio estatal fragmentado del imperio; sin embargo, requiere que las instituciones políticas del imperio lo garanticen.

Es aquí donde nos tropezamos con la comprensión de que las divisiones ideológicas entre los ámbitos político y económico tienen poco sentido, ya que las finanzas offshore se tejen a partir del tejido soberano de los Estados, anclando el mundo capitalista de la propiedad (dominium) a través de la comercialización desenfrenada de la soberanía estatal (imperium).

En consecuencia, ningún Estado puede controlar de manera significativa las finanzas extraterritoriales contemporáneas, ya que la introducción de la regulación en un lugar dará lugar a que el capital se traslade a otro.

Image of Genoa

La naturaleza extraterritorial de las finanzas offshore tiene paralelismos históricos con la forma en que operaban las élites mercantiles genovesas.

Curiosamente, existen claros precedentes históricos de la actual geografía del poder financiero. Mirando el nacimiento del capitalismo moderno, por ejemplo, Arrighi arguyó que “la élite mercantil genovesa ocupaba lugares, pero no estaba definida por los lugares que ocupaba”, lo que constituía una infraestructura “no territorial” similar al “mercado eurodólar” offshore. Arrighi argued that ‘the Genoese merchant elite occupied places, but was not defined by the places it occupied’, constituting a ‘non-territorial’ infrastructure similar to the offshore ‘Eurodollar market’.

En otras palabras, el capitalismo moderno se desarrolló simultáneamente en el espacio de los lugares donde quedó atado a estados particulares, y el espacio de los flujos abarcando redes por encima del control de cualquier estado.

Mientras que en la República Holandesa y Gran Bretaña los estados de las compañías operaban efectivamente, representando una unidad relativa entre el estado y el capital encarnado en sus compañías cuasi-soberanas de las Indias Orientales, desde que el poder hegemónico se trasladó a los Estados Unidos, el poder corporativo privatizado se ha globalizado e intensificado implacablemente, con la soberanía apuntalando a las corporaciones globalizadoras cada vez más diseminadas por todo el mundo.

En palabras de Arrighi, señalando la descomposición de la soberanía territorial, el “crecimiento explosivo de las corporaciones transnacionales... bien pudo haber iniciado la extinción del moderno sistema interestatal como el lugar principal del poder mundial”.

Para comprender cómo el capital gobierna el mundo, necesitamos distinguir sistemáticamente entre soberanía formal y efectiva, y darnos cuenta de que el poder corporativo siempre se deriva del poder estatal. La soberanía que sustenta las finanzas extraterritoriales podría compararse con el relato clásico de Berle y Means sobre la empresa moderna, que hace hincapié en la separación entre la propiedad y el control de la empresa.

De manera similar, la propiedad y el control de la soberanía parecen haber divergido: donde el primero sigue siendo el reino del imperio propiamente dicho, principalmente el Estado nacional, el control de la soberanía global se ha desplazado progresivamente hacia las grandes corporaciones y sus guardianes profesionales que mantienen el espacio offshore del dominio, de la propiedad.

Si bien los centros financieros offshore colocan legalmente las actividades financieras de los no residentes fuera de los límites territoriales, esto permanece dentro de los límites de su autoridad soberana: aunque los legisladores están territorialmente vinculados, la soberanía para la venta es de naturaleza extraterritorial.

De manera crucial, utilizado como un solo paquete por las corporaciones y élites globales, las muchas parcelas de soberanía comercializada disponibles en todo el mundo se combinan, se fusionan y, en última instancia, mutan en “una nueva forma global de soberanía”, una soberanía desterritorializada que sustenta conjuntamente el dominio planetario del capital.

Offshore tax havens

Desafiando al Capitolio

En el cambio de milenio, las finanzas offshore se convirtieron en la sala de máquinas del capitalismo global. Su espectacular crecimiento está ahora ligado a un cambio financiero y tecnológico más amplio, como la creciente financierización empresarial, que hace que las empresas asuman cada vez más rasgos financieros, impulsando el auge de las finanzas no reguladas, no bancarias y basadas en el mercado, que están principalmente orquestadas en el extranjero.

Asimismo, los bancos y las instituciones financieras han entrado colectivamente en este oscuro mundo financiero, que se considera legalmente distinto al de la banca y las finanzas reguladas, sin embargo, la crisis financiera de 2008 reveló que estos dos mundos están íntimamente conectados, y que en realidad comprenden un todo en el que domina el componente offshore. De hecho, en general es seguro decir que las “finanzas globales” son las finanzas offshore.

Estos cambios se han desarrollado en un proceso más amplio de neoliberalización incesante, que ha acelerado la desigualdad mundial de ingresos y riqueza, ya que los ricos y poderosos pueden ahora simplemente elegir si pagar o no impuestos, lo que a menudo es perfectamente legal.

A medida que las élites evaden cada vez más sus obligaciones públicas, habiéndose separado legalmente a sí mismas y a sus propiedades de sus respectivos países de origen, lo que ha impulsado el resentimiento popular en todo el mundo, con un número cada vez mayor de nacionalistas que prometen “drenar el pantano”.

Es precisamente este desarrollo el que socava el tejido de la sociedad, dividiéndola en dos partes, a medida que las élites evaden cada vez más sus obligaciones públicos, habiéndose separado legalmente a sí mismas y a sus propiedades de sus respectivos países de origen, como si vivieran en otro lugar, o en ninguna parte en absoluto. Son estos acontecimientos los que han provocado el resentimiento popular en todo el mundo, con un número creciente de nacionalistas que prometen “drenar el pantano”.

Unfortunately, given that the offshore dominium undergirding global capitalism is primarily built through the national politics of imperium, the idea that nationalists will ‘take back control’ from the globalists is debatable.

Offshore finance is built out of the unilateral commercialisation of what mostly constitutes national sovereignty in order to attract capital principally mobilised via a global web of bilateral tax, trade and investment treaties. In other words, present-day global capitalism, captained by trillion-dollar corporations and the billionaire class, does not necessitate a multilateral order– far from it, as it thrives on sovereign borders and related legal mechanisms of exclusion.

Summarising recent developments, Slobodian argues that:
‘the formula of right-wing alter-globalization is: yes to free finance and free trade. No to free migration, democracy, multilateralism and human equality’.

Indeed, global capitalism adores national sovereignty, and merely despises its popular democratic foundations and applicability, which decades of neoliberalism have systematically corroded. The present rise of illiberal forces, therefore, might not prove a rupture to the established order, but rather anchor its global dominance, as ‘political illiberalization might equally shield the economic core of the neoliberal project from popular resistance, effectively functioning as its toxic protective coating’ – not least to safeguard the offshore world of property.

A quick look into the data leaks mentioned earlier reveals that most authoritarian ‘strongmen’ themselves have secured their assets and incomes offshore, along with a sizeable faction of the global billionaire class who sponsor them. Cynically, the same is true for the global media barons having supplemented their neoliberal narratives with nativist venom, selling the virtues of patriotism while themselves living as true ‘citizens of nowhere’, owning multiple passports to minimise the taxes on their vast business interests structured offshore.

Adam Ramsay talks about the offshore billionaires supporting the rise of nationalist movements and reactionary autocrats.

The rise of Bolsonaro or Trump, the advent of Brexit – on closer inspection these and other political developments driven by ‘dark money’ suggest an offshore billionaire’s rebellion rather than a people’s anti-establishment revolt.

Meanwhile, even the chairman of the high church of neoliberalism – the World Economic Forum (WEF) – is semantically distancing himself from ‘globalism’ to better accommodate ‘national interests’ under globalization, notwithstanding the fact that global capitalism built by and for the offshore billionaire class annually congregating in Davos simply rages on like before.

[Behind] the Alt-Right, we find a vulgar celebration of unrestrained corporate power behind a façade of ‘refreshing’ memes and cultural narratives, revealing a remarkable continuation of neoliberalism in general and a radically deepening of corporate sovereignty in particular.

Looking at what has euphemistically been labelled Alt-right, moreover, we find a vulgar celebration of unrestrained corporate power behind a façade of ‘refreshing’ memes and cultural narratives, revealing a remarkable continuation of neoliberalism in general and a radically deepening of corporate sovereignty in particular.

For their ideal capitalist state fully rejects the premises of liberal democracy, seeing presidents replaced by CEOs running their states as corporations, maximising shareholder value for their ultimate beneficial owners: the global billionaire class.

Under what thinkers like Nick Land and Curtis Yarvin label Gov-Corp, politics is deemed illegal and citizens are stripped of their rights – the only human right will be ‘exit’ for those who can afford it, meaning capital flight, upholding the cast-iron right of capital mobility. In what can only turn into an endless race to the bottom, future Gov-Corp states will forever compete for hyper-mobile offshore capital.

Notwithstanding populist appeals of popular democracy, the aim of these self-proclaimed challengers to the global order is to reach neoliberalism’s final frontier: the full corporate takeover of sovereign governments and states themselves.

Although this prospect has yet to materialise, contemporary capitalism is increasingly turning into a global platform economy, with offshore finance as its central operating system and the rest of the world plugged into its dominant operating logic on various terms.

Where ordinary citizens and businesses are subject to global capitalist rule via their respective states – enforcing austerity, taxes and, increasingly, authoritarianism – offshore residents have grown above territorial enclosure, having effectively become a global ‘stateless’ oligarchy, living secretive and tax-free lives with their vast fortunes supported by expansionary monetary policy.

Representing the very crown of capital’s defeat of labour, the offshore world is threatening to give rise to an age of ultra imperialism, as an increasing number of states have effectively joined in an offshore federation, ‘replacing imperialism by a holy alliance of the imperialists

The offshore world already operates as a global incorporated Leviathan, as the world’s ultimate creditor state, with a handful of global banks, law and accountancy firms ‘seeing like a state’. In this capacity, moreover, these (para-) financial players wield classic hegemonic power elsewhere, exerting ‘functions of leadership and governance over a system of sovereign states’, as clearly exemplified throughout the financial crisis, where they advised clueless governments to bail out the troubled offshore portfolios of the few at the price of austerity for the many.

We have reached the point, like in the Hunger Games trilogy, where citizens across the ‘districts’ of the world need to rise up and unite against the Capitol of our age – the offshore world – threatening to transform the international system of states into a present-day Panem, enforcing its global rule through local strongmen.

Citizens worldwide need to reclaim democratic oversight over what constitutionally is – or should be – popular sovereignty. This will require exposing nationalist nostalgia, sugarcoated with xenophobia, as hyped-up distractions from the power grab by the offshore Capitol. It will need a spotlight on global corporations and elites avoiding public responsibility and scrutiny who urgently need to be relieved from the vast political power they enjoy and exert.

Although the fight will prove difficult, with no quick fixes, it offers a narrow political target to mobilize a broad political base, one that can bring together the indignant and deplorable, uniting red squares, green ambitions and yellow vests. For only a truly collective struggle to dethrone offshore finance opens up possibilities to really take back control.

SOBRE LAS AUTORAS

Reijer Hendrikse is a postdoctoral researcher at the Vrije Universiteit of Brussel. His research interests are broadly centered around the interlinkages between corporate and state structures and transformations, with a focus on finance, business services and technology. In 2015, Reijer received a PhD from the University of Amsterdam for his dissertation The long arm of finance: Exploring the unlikely financialization of governments and public institutions.

Rodrigo Fernandez works as a researcher for SOMO, specializing in tax avoidance, tax havens and shadow banking. Furthermore, he conducts postdoctoral research at the University of Leuven on the real estate/financial complex. In 2011, Rodrigo received a PhD from the University of Amsterdam for his dissertation, Explaining the decline of the Amsterdam Financial Centre; globalizing finance and the rise of a hierarchical inter-city network.

COMPARTIR

Si te gusta y valoras nuestro trabajo, nos gustaría animarte a realizar un donación. Todas las aportaciones, por pequeñas que sean, suman y son muy bienvenidas. Con tu aportación, nos ayudarás a mantener nuestra independencia y continuar nuestra labor en el futuro.