Viejos hábitos, nuevos trucos: la política de castas se une a las grandes tecnologías en la India

Ameya Bokil, Avaneendra Khare, Nikita Sonavane, Srujana Bej y Vaishali Janarthanan

ESTADO DEL PODER 2021

mayo 2021

Las grandes empresas tecnológicas están reforzando y acelerando el sistema de discriminación basado en castas en la India y reforzando el poder y la impunidad de la policía. 

Es la tarde del 15 de junio de 2019. El oficial de la comisaría de Kolar Road en Bhopal, la capital del estado central indio de Madhya Pradesh (MP), convoca a sus agentes para anunciar un aumento de los robos de automóviles en su jurisdicción. Afirma que los ladrones son los locales pardhis e instruye a los oficiales para que realicen visitas nocturnas al Pardhi basti (una colonia de chabolas), para recoger y detener a cualquiera que esté fuera después del anochecer. Esto no se cuestiona porque la policía está casi segura de que los pardhis son delincuentes habituales, responsables de todos los casos de allanamiento de morada y robo. Podríamos haber pensado que era difícil de creer que la policía ataca descaradamente a toda una comunidad si no hubiéramos estado en la estación por una razón completamente diferente. Cada pardhi detenido tendría su ''actividad sospechosa'' registrada en los extensos archivos que la policía mantiene en su comunidad.

Recientemente, las empresas de tecnología y los gobiernos están ayudando a digitalizar estos registros policiales y la vigilancia de las personas "sospechosas" que tienen más "probabilidades" de cometer delitos. A través de esta base de datos digital manipulada, la fuerza policial de la India se está empoderando para sostener su criminalización basada en castas de las comunidades marginadas y continuar actuando arbitrariamente con impunidad. La digitalización de los registros policiales ya sesgados, los amplios sistemas de vigilancia, la vigilancia policial predictiva a través de bases de datos interconectadas y la ausencia total de un marco regulatorio han llevado a la creación de un sistema de castas digital paralelo que niega las libertades fundamentales de comunidades marginadas específicas.

Cuando la casta es criminalidad

La Constitución de la India protege formalmente el derecho de los ciudadanos a la igualdad, incluido el derecho al trato igualitario ante la ley y a no ser discriminados por motivos de raza, casta y religión. La adopción de la Constitución fue un momento transformador, ya que la India se convirtió en una república poscolonial democrática y soberana y aspiraba a ir más allá del legado feudal generalizado del sistema de castas. La naturaleza arraigada del sistema de castas, que se aplica a casi todos los aspectos de la vida, ha dificultado extirparlo, lo que ha llevado a que el derecho a la igualdad sea inalcanzable para ciertas comunidades, como habíamos visto en la comisaría. La comunidad pardhi es una comunidad adivasi, es decir, de indígenas. Aunque formalmente fuera de las restricciones del sistema de castas, estas comunidades son vilipendiadas.

Varios cientos de comunidades, incluida la pardhis, fueron tildados de «criminales hereditarios adictos a la comisión sistemática de delitos no sujetos a fianza» en virtud de la Ley de Tribus Criminales (CTA) promulgada por el Gobierno colonial británico en 1871. Su objetivo era hacer que estas comunidades estuvieran sujetas a la vigilancia y el control estatales de innumerables formas. Desde la derogación de la CTA en 1952 y la despenalización oficial de las tribus criminalizadas en virtud de la misma, estas comunidades se conocen como Tribus No notificadas (DNT, por sus siglas en inglés).

La CTA se inspiró en la combinación de la antropología criminal europea racista y el sistema de castas indio, que retrató la criminalidad como una característica hereditaria. Las autoridades coloniales británicas crearon la policía en la década de 1840 con el objetivo explícito de controlar a la población india mediante la fuerza. La policía fracasó en su objetivo, por lo que para dar apariencia de orden, adoptaron la estrategia de vigilancia selectiva de ciertos grupos. Esta selección dependía de un consenso social sobre quién era un criminal, apoyado en el sistema de castas.

Por lo tanto, la estrategia colonial creó categorías de personas que se consideraban los ''objetos adecuados de vigilancia'', principalmente comunidades nómadas y habitantes de los bosques (incluida la pardhis) cuya forma de vida estaba en conflicto con los intereses británicos. Los pardhis han sido tradicionalmente cazadores seminómadas cuya forma de vida estaba en conflicto con las regulaciones coloniales sobre la caza, el control de los bosques con fines comerciales y la recaudación de ingresos de una población sedentaria.

En consecuencia, la vigilancia y la intrusión policial se convirtieron en parte de la existencia diaria de estas comunidades: tener sus nombres registrados en ficheros permanentes, ser internados en ''campos de rehabilitación'' con el fin de socavar su cultura nómada y sufrir severas restricciones de movimiento, así como constantemente tener que presentarse ante las autoridades. La mejor manera de describir este sistema es la explicación de la historiadora Radhika Singha sobre el sistema policial colonial: «era mucho más fácil procesar a un preso bajo la acusación de pertenecer a un grupo criminal mal definido que establecer la responsabilidad individual de un delito específico»

La policía india contemporánea ha continuado con este legado. En primer lugar, la sociedad india sigue estando ordenada por el sistema de castas; en segundo lugar, la idea de los criminales hereditarios sigue ocupando la mente y la estructura de la policía india, compuesta en gran parte por miembros de las castas opresoras; y en tercer lugar, por motivos de conveniencia que son tan válidos ahora como en la época colonial británica.

Por lo tanto, los limitados recursos policiales todavía están dirigidos contra las mismas comunidades. Incluso después de la derogación de la CTA, su legado ha perdurado en las estructuras, prácticas y actitudes policiales. Los estados indios han adoptado disposiciones legales sobre los ''delincuentes habituales'' (DH, o HO por sus siglas en inglés) y mantuvieron los sistemas de vigilancia diseñados bajo el CTA. El delincuente hereditario del pasado se sitúa ahora en la categoría administrativa más aceptable de la DH, que sigue sin estar definida y, por tanto, otorga a la policía amplios poderes discrecionales. Estas disposiciones aparentemente neutrales todavía se utilizan de forma selectiva contra las mismas comunidades que fueron blanco de ataques en la época colonial.

Referencias a 'delincuentes habituales' en el Manual de la cárcel de Madhya Pradesh, 1987, Vol 1, Parte 2

Un proyecto centenario de vigilancia policial predictiva

«Angrez chale gaye, policía chodh gaye hamare liye» (Los británicos se han ido, pero han dejado atrás a su policía), dice una mujer pardhi en Bhopal, refiriéndose a la continua discriminación policial que enfrenta su comunidad. Ya sea en forma de detención indiscriminada, tortura bajo custodia o explotación económica, la vida cotidiana de los pardhis se caracteriza por la violencia policial, pero debido a que se encuentran en la base misma de la sociedad de castas india y continúan experimentando dificultades socioeconómicas, su explotación sistémica (al igual que su propia existencia) se vuelve invisible. Los académicos no han podido documentar el ataque policial sistémico de los pardhis y otras comunidades DNT, mientras que los intentos de la sociedad

Una vez retenido en una comisaría, cada pardhi, ya sean niños, mujeres u hombres, son objeto de agresiones físicas y verbales. «Saben que es fácil sacar una confesión de una pardhi», dice una mujer. Los padres son golpeados frente a sus hijos para “enviar un mensaje”. Recientemente, dos pardhi menores fueron detenidos de un puesto de té, desnudados y golpeados. La policía engañó a su madre sobre dónde se encontraban y cuando trató de que los dejaran en libertad, la policía también la golpeó y la acusó falsamente.

Además de la violencia, la vigilancia policial ha desposeído a los pardhis de sus medios de vida tradicionales. Hoy en día, dependen de la recogida de residuos, la mendicidad y trabajos ocasionales como descargar escombros y limpiar arbustos. «En toda la ciudad, no hay una sola persona que nos ofrezca empleo en una tienda o nos dé algún trabajo asalariado», afirma un pardhi. citando el estigma de la criminalidad asociado con los DNT. La vigilancia policial constante, el acoso y los arrestos frecuentes obstaculizan su capacidad para conseguir una educación y un empleo estable.

Amenazando con crear un nuevo registro policial o añadirlo a uno existente, la policía exige elevados sobornos (el equivalente a 250-1.500 dólares) de la comunidad pardhis. El soborno aumenta cada vez que están detenidos por la policía o encarcelados. Entre los sobornos, la fianza y la falta de empleo estable, la familia de un pardhi permanece típicamente atrapada en un ciclo de endeudamiento perpetuo.

Las comisarías de policía de la India mantienen registros de las oficinas centrales, también llamadas "recopiladores de historiales", en sus jurisdicciones, con amplios detalles de sus vidas y movimientos diarios. Si bien su identificación puede no basarse explícitamente en la casta, la acción policial colectiva identifica abrumadoramente a los miembros de las comunidades DNT como DH. Estos ficheros registran sus datos demográficos como lugar de residencia y casta, información personal como edad y marcas de identificación en el cuerpo, y “pruebas” de criminalidad: detalles de sus hábitos, su método de cometer delitos, su propiedad, detalles de su asociados, lugares que frecuentan, etc.

Para comunidades como la pardhis, incluso tener una alta movilidad conlleva una amenaza de vigilancia policial y violencia. Rana, un hombre pardhi de mediana edad, fue detenido por la policía de tráfico por no llevar casco de seguridad. Cuando la policía exigió conocer su apellido e identidad de casta, fue detenido e interrogado sobre cómo había obtenido la motocicleta. Cuando sus respuestas se consideraron "insatisfactorias", fue arrestado. El miedo a que la vida cotidiana quede registrada en los ficheros policiales es tan generalizado que Rana, al igual que otros Pardhis identificados como DH, se replantea todas las actividades de su vida, incluso algo tan mundano como ir al puesto de té local con los amigos. Estos registros encadenan la vida, las libertades y la dignidad de la comunidad pardhi

Podría decirse que el documento más importante de los ficheros de delincuentes habituales es un registro informal que los agentes de policía deben firmar para atestiguar que han seguido o vigilado personalmente a la persona en cuestión al menos una vez cada quince días para investigar si (a pesar de la amplia vigilancia) había logrado burlar a la policía para cometer un robo o hurto. La policía de la comisaría de Govindpura de Bhopal nos mostró esto, lo cual fue sorprendente dado que estos registros están ferozmente custodiados para evitar el escrutinio público.

Las regulaciones de la policía estatal les permite mantener un registro de los DH en sus jurisdicciones, pero no hay restricciones sobre la información que pueden mantener en sus registros y, por lo tanto, no hay forma de rendición de cuentas. Como resultado, la policía ha desarrollado sus propias prácticas, incluyendo el uso de informantes locales (conocidos como mukhbirs) para mantenerse al tanto de las actividades y movimientos diarios de los DH.

Las regulaciones de la policía de Madhya Pradesh detallan algunas de las formas en que vigilan a las personas y comunidades sospechosas

El conocimiento policial se calcifica en algoritmos

For over a century, the police have kept physical records of all cases and HOs, but these are now being digitised through the Crime and Criminal Tracking Network & Systems (CCTNS), the main and centralised system for maintaining digital records. The central government provides the core infrastructure to standardise digital data: First Information Reports (FIRs), various documents related to investigation and evidence, and the final police reports to be submitted to the courts. The CCTNS also allows geo-tagging of offences. However, for various state governments which are trying to build their own infrastructure over and above this standard, CCTNS extends far beyond digitisation into setting up a crime-mapping, analytics, and a predictive system.

Una super plataforma y una caja negra opaca, el CCTNS ha sido diseñado para ser el repositorio digital de todos los registros de la policía local. Se espera que haga que la policía sea más eficiente al permitir que las comisarías de policía locales conozcan todos los antecedentes penales de una persona con un clic del ratón: casos en los que la persona ha sido acusada, fotografías faciales, los delitos cometidos, el número de días detenidos y si los tribunales los absolvieron o los condenaron.

El Gobierno central y la industria tecnológica sostienen que sistemas como el CCTNS permitirán una detección "objetiva", "inteligente" y sin errores, basada en algoritmos, de los focos de delincuencia y una actuación policial predictiva. En realidad, dado que estas bases de datos se alimentan del sistema ya centenario de vigilancia preventiva y vigilancia predictiva de la policía basado en las castas, que ya ha determinado quién es un delincuente y qué delitos cometen repetidamente los delincuentes habituales, no hay posibilidad de objetividad o ausencia de sesgo en términos de casta. El CCTNS solo agrega un barniz tecnológico a un modelo policial basado en la discriminación de castas. Si bien el propósito ideológico importa poco para las comisarías de policía locales, sus beneficios materiales incluyen ahorro de tiempo y transmisión digital fluida entre jurisdicciones de los delitos cometidos.

El gobierno y la industria tecnológica sostienen que los sistemas [digitales] permitirán la detección "objetiva", "inteligente", basada en algoritmos, de puntos críticos delictivos y vigilancia policial predictiva. En realidad, dado que estas bases de datos son alimentadas por el sistema centenario de vigilancia preventiva y vigilancia predictiva de la policía basado en la discriminación de castas, no hay posibilidad de objetividad o ausencia de sesgo por casta.

La confianza y las aspiraciones de la vigilancia predictiva son parte del objetivo de la policía india de estar entre las fuerzas más avanzadas y profesionalizadas del mundo. La policía afirma que sus limitaciones son la falta de personal, la escasez de conocimientos tecnológicos y el exceso de trabajo. El objetivo es tener las mismas herramientas tecnológicas en todas las comisarías de policía de la India que en Londres y Nueva York para aumentar la eficiencia y la experiencia tecnológica y evitar la necesidad de contratar más agentes de policía al tiempo que se reducen las cargas de trabajo. A pesar de las preocupaciones planteadas sobre la vigilancia predictiva en el Reino Unido y los Estados Unidos respecto a la discriminación y el perfil racial, la vigilancia masiva, el cacheo y la detención arbitrarias, así como la erosión del derecho fundamental a la privacidad, la policía india ha tratado de mejorar las tecnologías policiales predictivas como la detección de puntos de acceso y la minería de datos.

El CCTNS es el futuro de los registros policiales de la India. Para 2030, se espera que la plataforma se desarrolle adecuadamente para liberar a los agentes de policía de mantener registros en papel. Dado que los gobiernos estatales son libres de modificar el CCTNS a su antojo, varios estados han estado recogiendo datos biométricos (escáner de iris, huellas faciales, etc.) de los delincuentes y hasta de los que delinquen por primera vez. Un oficial de policía de alto rango en Bhopal afirmó que el CCTNS se está utilizando en Madhya Pradesh como registro de todos los delincuentes. El CCTNS integra varios expedientes: fichas de antecedentes y expedientes de goonda huellas dactilares, huellas de pies, datos sobre los familiares de los acusados, etc. Los datos de los miembros de la familia se obtienen con un "efecto disuasorio", de modo que los presuntos delincuentes no cometan más delitos. (Un goonda es como la policía llama a los individuos que son más propensos a cometer agresiones o a perturbar la paz pública recurriendo a la violencia pública general y a los disturbios. Derivado de un término peyorativo en hindi que se traduce como "alborotador" o "gamberro", la policía vigiló a este tipo de individuos identificados a través de varias leyes Goonda Goonda Acts desde 1926).

Las bases de datos permanentes tampoco perdonan a los niños. A un joven de 16 años, pardhi, se le registraron sus datos a la fuerza (incluidas huellas dactilares y fotos) en una acusación por la que finalmente se le impuso una condena condicional. La creación de registros permanentes de niños, sean o no condenados, puede contravenir directamente la Ley de Justicia Juvenil (Cuidado y Protección de los Niños) de 2015, que propugna el principio de un "nuevo comienzo" para un niño. Sin embargo, esto no preocupa a la policía local.

El problema aquí, al igual que en el caso de la vigilancia tradicional, es que la policía opera sin un marco legal claro y utiliza la ambigüedad en su beneficio. El Reglamento de la Policía de Madhya Pradesh permite la creación de bases de datos físicas de DH y establece brevemente la forma de su vigilancia. Este marco legal, que se ha mantenido inalterado durante décadas, no preveía los avances digitales de hoy. En consecuencia, el uso de la tecnología para la vigilancia, con su conjunto asociado de nuevos problemas (permanencia, seguridad y privacidad, por nombrar solo algunos), prácticamente no tiene base legal y, por lo tanto, muy pocas restricciones. En una sentencia histórica en 2017, el poder judicial indio confirmó que los ciudadanos indios tienen un derecho fundamental a la privacidad; sin embargo, el poder judicial aún tiene que extender esto a la cuestión del mantenimiento de registros y bases de datos de las oficinas centrales.

Los únicos límites a la amplia vigilancia policial parecen ser únicamente las limitaciones de infraestructura. Para solucionar estos problemas, el estado de Telangana, por ejemplo, está invirtiendo en un centro de varias plantas para albergar su ambicioso Centro Integrado de Información sobre las Personas (IPIH), una base de datos que contiene perfiles de 360º de cada residente. Otros estados planean hacer lo mismo.

La incapacidad del Estado para autorregular su uso de la tecnología queda ampliamente demostrada por la torpe introducción del Aadhaar, un número de "identificación única" que vincula la información biométrica y varias bases de datos necesarias para acceder a programas de bienestar, crear cuentas bancarias, comprar tarjetas SIM y pagar el impuesto sobre la renta, entre otras cosas, hasta que el Tribunal Supremo ordenó al gobierno que regulara y limitara su uso obligatorio para determinados servicios públicos.

Sin escapatoria de la policía

Un segundo avance tecnológico con respecto a la policía es el uso de cámaras de circuito cerrado (CCTV), supuestamente para la seguridad nacional y la seguridad de las mujeres. Un escalofriante incidente de violación y asesinato que llegó a los titulares en 2012 generó más llamamientos a favor de leyes penales severas y tecnologías de vigilancia masiva para disuadir los delitos contra las mujeres. La preocupación paternalista por mantener el control sobre los cuerpos de las mujeres con el propósito declarado de garantizar su seguridad ha dado lugar a la vigilancia de los espacios públicos. La policía de la ciudad de Lucknow ha anunciado recientemente que pondrá en marcha una respuesta para las mujeres en apuros basada en sus expresiones faciales observadas a través de la tecnología de reconocimiento facial equipada con IA.

La mayoría de las grandes ciudades indias están salpicadas de circuitos cerrados de televisión policiales (sin la normativa correspondiente) en las calles más transitadas, en los cruces y en las zonas de mercado para sustituir la vigilancia policial presencial.. Los establecimientos privados y las instituciones educativas en las ciudades más grandes también han invertido en CCTV en sus instalaciones de acuerdo con las regulaciones estatales que buscan establecer la "seguridad pública". Las siniestras implicaciones de crear y mantener tales redes son obvias. Recientemente, durante el cierre impuesto para controlar la pandemia de la COVID-19, el gobierno de la Unión permitió una campaña mediática llena de odio para vilipendiar a los musulmanes por propagar maliciosamente brotes por toda la India. Como era de esperar, esto culminó con el uso de drones por parte de la policía de  Unsurprisingly, this culminated in the police in Madhya Pradesh y Telangana para vigilar los barrios, principalmente musulmanes.

Si bien la vigilancia policial basada en CCTV hasta ahora ha mantenido en gran medida la distinción entre las imágenes de las cámaras policiales y las cámaras privadas instaladas obligatoriamente, pero accesibles solo después de que se haya cometido un delito, se está desarrollando un extraño tercer híbrido en algunas partes del país. Tomemos, por ejemplo, Bhopal Eye, la joya de la corona del sistema de vigilancia policial de Bhopal. Esta aplicación móvil se comercializa como una iniciativa de vigilancia ciudadana que permite a la policía mantener activamente una base de datos del número, la ubicación y el alcance de todos los CCTV privados instalados en la ciudad. Como parte de la iniciativa Bhopal Eye, la policía local ha estado “alentando” la instalación de CCTV en hogares y establecimientos comerciales, incluso en ausencia de regulaciones obligatorias de seguridad pública.

El modelo económico de Bhopal Eye de alguna manera es paralelo a las aplicaciones móviles como Uber: la inversión financiera de adquirir y mantener las unidades de entrada (CCTV) para la salida deseada (vigilancia) no la realiza la organización que construyó la red, sino se traslada a los ciudadanos vendiéndoles los mitos gemelos del peligro siempre al acecho y el valor disuasorio de la vigilancia constante. Cuando los ciudadanos son así reclutados, pueden descargar la aplicación gratuita e iniciar sesión en las coordenadas de ubicación de sus CCTV. La policía, como creadora de la base de datos, desarrolla esta red y utiliza los datos para realizar un seguimiento de cuántos de los "ojos privados" de la ciudad se pueden aprovechar para fines policiales. Aparte de la falta de regulación, se sabe poco sobre el procedimiento utilizado para gestionar el Bhopal Eye, su uso y su eficacia. El oficial de policía superior al que se le atribuye la construcción y el inicio de Bhopal Eye sin ayuda de nadie se negó a responder nuestras preguntas.

En el futuro, sistemas como Bhopal Eye podrían, mediante el estímulo abierto y el prejuicio tácito, facilitar el alcance de la vigilancia de la policía dentro de los vecindarios mixtos, donde residen familias ricas y de clase trabajadora, así como permitir un mayor control de las personas ''sospechosas'', como los vendedores ambulantes, en localidades adineradas.

El material promocional de la policía compartido en redes sociales como Facebook para fomentar el registro de Bhopal Eye con el lema «Ningún delincuente estará a salvo si las casas instalan cámaras correctamente».

Algunos miembros de las comunidades DNT parecen estar dispuestos a la vigilancia constante de CCTV. Rana, el hombre que admitió tener miedo incluso de ir al puesto de té local debido al acoso de la policía, exclama: «Me gustaría que instalaran cámaras de seguridad en todas partes para que supieran [que no somos nosotros] quienes están cometiendo estos delitos». La historia de CCTV nos ha enseñado que la supuesta red de seguridad que ofrecen no es para todos los ciudadanos. Por ejemplo, las comisarías de policía deben tener cámaras instaladas en sus entradas y dentro de las celdas donde están detenidos los acusados. Se suponía que esto era un control de la violencia bajo custodia, por lo que la policía india es conocida. Sin embargo, ahora tienen cuidado de llevar a los acusados a una habitación sin CCTV antes de agredirlos. La policía influye en los exámenes médicos de los acusados para ocultar las pruebas de su brutalidad. La policía duda en proporcionar video de CCTV a quienes lo soliciten y tampoco se sabe que el poder judicial lo exija estrictamente. La dependencia de las cámaras queda enteramente a discreción de la policía local. Es posible que la policía simplemente no presente pruebas en video cuando no favorezca su caso, mientras que la defensa nunca se enterará de que existe tal prueba.

Por lo tanto, la confianza de Rana en los beneficios potenciales de los CCTV parece fuera de lugar. Un incidente de 2018 relacionado con la criminalización de la matanza de ganado en la ciudad de Khandwa ilustra este punto. La policía había instalado CCTV en una concurrida plaza de la ciudad para controlar la matanza ilegal de ganado. Un musulmán que vivía dentro del alcance de la cámara de vigilancia fue arrestado por el delito. Su familia afirmó en repetidas ocasiones que el caso en su contra había sido inventado y que la grabación de la cámara proporcionaría la prueba necesaria para exonerarlo. Sin embargo, dado que la fiscalía disfruta de una amplia discrecinalidad para presentar pruebas en el juicio, la familia no tenía forma de asegurarse de que las imágenes llegaran al tribunal.

¿Qué ventajas ofrece la Big Tech?

En nuestras entrevistas con la policía encontramos un entusiasmo sin reservas por la tecnología, con oficiales de todos los niveles que consideran el progreso constante de la fuerza hacia métodos cada vez más sofisticados de recolección y cotejo de datos como una medalla de honor. El único problema, según el responsable del CCTNS de una de las comisarías locales, es que las herramientas de que disponen actualmente no funcionan lo suficientemente bienampoco tuvimos que buscar mucho para encontrar las razones de esta cándidoa aceptación, ya que recibimos la misma respuesta en repetidas ocasiones: la tecnología hace que la labor policial sea más eficiente, cómoda, accesible y precisa; básicamente, más fácilLa experiencia sugiere que las justificaciones de la eficiencia no tienen por qué estar escritas en piedra. Ya sea la precipitada desmonetización llevada a cabo en 2016 o el gigantesco proyecto Aadhar Aadhar introducido en 2009, los regímenes de todo el espectro político han hecho gala de una capacidad similar a la de una hidra para inventar y reinventar estrategias de justificación, lo que lleva a preguntarse qué es exactamente lo que hay debajo de las proclamas y los eslóganes. Por lo tanto, es significativo preguntarse a qué intereses sirven los avances tecnológicos, pero permanecen ocultos a la vista del público.

No es necesario mirar muy lejos. Como dice Usha Ramanathan, una veterana activista de la privacidad y crítica mordaz del proyecto Aadhaar project "la fuerza motriz del proyectoNo es necesario mirar muy lejos. Como dice Usha Ramanathan, una veterana activista de la privacidad y crítica mordaz del proyecto Aadhaar, «"la fuerza motriz del proyecto [Aadhaar] es el interés corporativo». La India es un mercado asombrosamente lucrativo para las empresas privadas que producen tecnologías de vigilancia. En Bhopal, por ejemplo, las cámaras de seguridad por sí solas, que son solo un componente de la infraestructura de vigilancia de la ciudad, cuestan más de Rs. 2.5 Crores (alrededor de 135.000 dólares), una cifra enorme para una ciudad mediana.Aadhaar] project is corporate interest’. India is a staggeringly lucrative market for private corporations that produce surveillance technologies. In Bhopal, for example, security cameras alone, which are only one component of the city’s surveillance infrastructure, cost upwards of Rs. 2.5 Crores (about US $135,000), an enormous figure for a non-metropolitan city.

De hecho, una visita a la futurista sala de control central de CCTV en la sede de la policía en Bhopal es como estar en una feria comercial, ya que un miembro del personal de apoyo de Honeywell, la corporación detrás del proyecto del Sistema de gestión de video integrado en toda la ciudad, recita la panoplia de marcas que se han unido para crear este panóptico. Honeywell consiguió el lucrativo contrato tras su impresionante actuación en la vigilancia del Kumbh Mela, una peregrinación hindú que se celebra cada 12 años y a la que asisten millones de personas. Un equipo de ocho miembros de Honeywell circula constantemente por el cuartel general de la policía de Bhopal para proporcionar asistencia técnica "indispensable".

La naturaleza de la asociación de Honeywell con la policía de Bhopal ilustra dos formas significativas en las que los intereses corporativos privados proyectan una sombra ominosa sobre el "bien público": las corporaciones no solo mueven los hilossino que también preparan invariablemente el escenario. Consideremos el caso de Huawei, que ha estado vendiendo "ciudades seguras" en todo el mundo, de las que la tecnología de reconocimiento facial es un componente integral, modificando su discurso para atraer a diversos clientes potenciales.

De manera similar, la oferta de Honeywell ve la seguridad pública como una función de vigilancia general y constante, por la cual todos son sospechosos a menos que se observe lo contrario, una visión que luego se ofrece voluntariamente para ejecutar y ayuda a la agencia de aplicación de la ley a navegar. El papel de Honeywell se limita actualmente a proporcionar a la policía imágenes de CCTV cuando se comete un delito y solicitan ayuda para descubrir quién es el delincuente o rastrear dónde podría haber huido. Sin embargo, para la policía y Honeywell, este es solo su propósito secundario e instrumental. El propósito inherente de las imágenes de CCTV de Honeywell es que obliga al público a la autodisciplina y la autovigilancia y, por lo tanto, reduce la delincuencia.

Otro ejemplo es la proliferación de tecnologías de IA basadas en el reconocimiento facial que se están comercializando a los departamentos de policía de todo el país como herramientas imprescindibles para la lucha contra el crimen. Según los informes, la policía de la ciudad de Surat cuenta con una unidad de inteligencia de imágenes que se basa en la tecnología NeoFace, propiedad de Nippon Electrical Company, y en el reconocimiento de matrículas de vehículos para rastrear a las personas de interés. Durante una de nuestras entrevistas con un oficial de policía, aludió a la población de la ciudad como "clientes". Este lenguaje revela lo que no se dice abiertamente, que es que el Estado se motiva más por ser cliente de brillantes curiosidades que por actuar como custodio de los derechos civiles de los ciudadanos.

La construcción de un sistema de castas digital

El sueño de la India digital fue vendido a la población india por el Gobierno de Narendra Modi poco después de ser elegido en 2014. Un componente clave de este sueño es construir un modelo de gobernanza electrónica. La necesidad de utilizar la tecnología se ha fomentado a través del mito de que la tecnología es neutral en la prevención del delito y frena el problema del sesgo humano, cuando todo lo que hacen estos sistemas es esencialmente digitalizar la orientación de las comunidades a través de la nebulosa categoría de los DH. Hay poca reflexión sobre lo que implica un sistema de castas tan digitalizado, quién es el responsable de diseñarlo y cómo reproduce y cosifica las jerarquías que son contrarias al sistema de justicia penal.

El objetivo de la eficiencia no intenta desalojar los principios tradicionales de la policía: quién se mantiene bajo vigilancia y por qué permanece constante en el tiempo y el espacio. Los avances tecnológicos simplemente afilan la hoja de la discrecionalidad policial y afianzan aún más sus sesgos operativos. Esto ya se aleja de la supuesta relación entre la tecnología y la aplicación de la ley en los países en los que se espera que las cámaras de la policía corrijan al menos el sesgo implícito.

De hecho, en los Estados Unidos, ha habido discusiones durante mucho tiempo sobre el intento de envolver los sistemas racistas bajo el manto de la objetividad. El historiador Khalil Muhammad demostró cómo una "revolución de datos raciales" en el siglo XIX ordenó la ciencia y la estadística para hacer un caso "desinteresado" de la superioridad blanca. Los resultados del censo de 1890 mostraron que los afroamericanos fueron encarcelados de manera desproporcionada, pero en lugar de interpretar esto como un síntoma de desigualdades sistémicas, se entendió que los datos eran «objetivos, sin sesgo racial e incontrovertibles». De esta manera, las estadísticas de criminalidad se convirtieron en la base sobre la que se construyó el mito de la inferioridad negra.

Del mismo modo, los conjuntos de datos y modelos utilizados en los sistemas tecnológicos más novedosos no son representaciones objetivas de la realidad. El empleo de nuevas tecnologías que reflejan y reproducen las desigualdades existentes –pero que se promueven y perciben como más objetivas o progresistas que los sistemas discriminatorios de una época anterior– a menudo ocultan, aceleran e incluso profundizan la discriminación, a la vez que parece neutral o benévola.

Una serie de nuevas aplicaciones permite a la policía acceder y actualizar la información desde sus teléfonos móviles. Cuanto más se les pregunta sobre la cantidad de bases de datos que la policía “mantiene” y sus marcos regulatorios, más obvio es que ni siquiera la policía ha podido mantenerse al día con la proliferación de tecnologías privadas en sus operaciones. Se desconoce cuántas bases de datos en línea existen, cómo se carga la información en ellas, la naturaleza y amplitud de esta información, y cuál es el objetivo final de ensamblar este gran archipiélago de infraestructuras de bases de datos digitales para la vigilancia policial. Estas múltiples aplicaciones, software y bases de datos pueden (por ahora) existir en silos, incluso si regularmente cruzan información. Sin embargo, todos están tan cerca unos de otros que pueden interconectarse fácilmente para crear expedientes de información personal sobre todos los ciudadanos y permitir una elaboración de perfiles institucionales más generalizada que luego puede utilizarse para justificar un trato diferencial en la escolarización, el empleo, la vivienda, etc., en particular para los pertenecientes a comunidades marginadas que se identifican como DH.

Por eso, cuando la comunidad pardhi dice que la policía tiene todo el historial de cada miembro de su comunidad no es una exageración. Está claro que el objetivo real de la vigilancia y los poderes ilimitados que otorga a la policía es mantener la hegemonía política y un orden social jerárquico muy estricto. Por lo tanto, la vigilancia policial permite el matrimonio de corporaciones con fines de lucro y regímenes autoritarios. El control social que buscan mantener está, a su vez, de acuerdo con el control social de casta ya impuesto por la vigilancia policial.

En defensa de la rendición de cuentas de la policía

Necesitamos ir más allá de resistir la introducción y el uso de tecnologías de vigilancia para cuestionar, si no revisar, el espíritu mismo de la vigilancia policial en la India, porque ya ha perpetuado la peligrosa vigilancia policial predictiva en los cuerpos de los marginados incluso sin estas tecnologías. Desafortunadamente, el Estado indio está aumentando su excesiva dependencia de las instituciones policiales para responder a diversas crisis. Los datos publicados recientemente, por ejemplo, documentan la gran dependencia del Estado de la policía y de la ley de sedición de la era colonial para sofocar la disidencia en cuestiones que van desde la central nuclear de Kudankulam hasta la Ley de Enmienda de la Ciudadanía de 2019. Cada nueva causa abre nuevas vías para criminalizar y vigilar a las comunidades marginadas.

Las nuevas justificaciones para una mayor vigilancia policial seguirán multiplicándose a medida que el Estado busca ganar un control más estricto sobre el orden social. Cada caso de amenaza percibida para la "seguridad interna" de este orden social es terreno fértil para intensificar los mecanismos de vigilancia, como se ha observado recientemente en la respuesta de los gobiernos a las protestas de los ciudadanos. El delincuente habitual es para la ciudad lo que el disidente "antinacional" es al país: un elemento empedernido y antisocial del que la sociedad necesita protección.

Activistas, abogados, estudiantes y una categoría cultivada de naxalitas urbanos están empezando a ser los receptores de esta vigilancia y registros estatales desinhibidos. En febrero de 2021, he The Washington Post informó de que el ordenador portátil de la activista de los derechos civiles Rona Wilson había sido pirateado para vigilar y colocar documentos falsos que le implicaban como enemigo del Estado. Si bien se desconoce la identidad del pirata informático, se informa que el pirata informático (un individuo u organización) tenía amplios recursos a su disposición. En 2019, se informó de que la herramienta de espionaje Pegasus, de la empresa israelí NSO Group, se utilizópara vigilar a periodistas y defensores de los derechos humanos. El Grupo NSO admitió que vende Pegasus exclusivamente a gobiernos y agencias de aplicación de la ley.

La actuación policial basada en la vigilancia para abordar la violencia contra la mujer es la última incorporación a la gama de responsabilidades de la policía. Aunque los movimientos feministas y de mujeres, entre otros, han cuestionado el fracaso del derecho penal para abordar la violencia contra las mujeres, las cuestiones de la criminalidad basada en castas, la vigilancia y la interseccionalidad han permanecido en gran parte ausentes de esta conversación. La construcción de la criminalidad basada en castas hace que las mujeres de comunidades marginadas sean las más vulnerables. Sufren la mayor violencia pero no reciben apoyo del sistema de justicia penal, porque sus mismas estructuras permiten a la policía perpetrar tal violencia en primer lugar.

A parade of women walking from their dorms to various factories sidestepping sewage and construction. Credit: Andrea Bruce / NOOR

Los movimientos feministas y de derechos civiles en la India esencialmente no han logrado cuestionar el propio ethos del caracter discriminatorio por casta de la policía en el país. Las mujeres Pardhi relatan casos de acoso policial cuando están trabajando en la separación de residuos. Si la policía encuentra algo de valor en su bolsa de recogida de basura, se le acusa de haberla robado y se la lleva a la comisaría. Algunas mujeres dijeron que sus propias joyas y otros artículos fueron confiscados y registrados como evidencia de robo. En dos casos en los que las mujeres Pardhi se habían suicidado a causa del acoso policial, el Estado se basó en estos "antecedentes penales" para presentar a estas mujeres como delincuentes y conceder impunidad a la policía, como si ser delincuente justificara ser víctima de la violencia policial. Los casos de violencia contra las mujeres Pardhi se hacen invisibles a través de estas narrativas construidas de criminalidad, concediendo a la policía total discrecionalidad e impunidad.

Por lo tanto, tenemos que centrar nuestra resistencia en la causa misma del problema de la persecución policial desproporcionada de las comunidades adivasis marginadas, ya sea mediante la vigilancia tecnológica o por otros medios: la discrecionalidad y la impunidad policial. Como guardianes del sistema de justicia penal, la policía determina quiénes se convierten en sujetos de este sistema. Invertir en fortalecer la rendición de cuentas de la policía es el primer paso para enfrentar la cultura de la discrecionalidad y la impunidad que se ha convertido en sinónimo de ley y orden en la India.

Al subrayar y llamar la atención sobre las formas de desigualdad codificada, no solo debemos cuestionar las dimensiones sociales de la tecnología, sino también trabajar contra la construcción de un sistema de casta digital paralelo que esencialmente intensifica el sistema de casta tradicional. En la actualidad, aquellos cuyos cuerpos son sometidos a violencia por el sistema carcelario se ven obligados a buscar justicia en el mismo sistema. En Estados Unidos, el movimiento Black Lives Matter (BLM) ha puesto de manifiesto los peligros del imaginario carcelario, los sistemas policiales racistas y la necesidad de invertir en formas de justicia no retributivas.

Una de las principales demandas de BLM es la de desfinanciar a la policía, que está diseñada para criminalizar a las comunidades negras. Se pueden adoptar lecciones del movimiento para desafiar la opresión basada en castas en la India a través de la vigilancia. Esto comenzaría por construir un discurso de la naturaleza discriminatoria por razón de casta de la policía a través de la defensa, la investigación y la organización comunitaria, junto con una inversión activa en cultivar una imaginación de una justicia transformadora que no está diseñada para cebarse en los cuerpos de las comunidades marginadas, cualquiera que sea su casta, cuya erradicación es otra lucha mucho mayor.

SOBRE EL AUTOR

Ameya Bokil, Nikita Sonavane, Avaneendra Khare, Vaishali Janarthanan y Srujana Bej son jóvenes investigadoras y abogadas que trabajan en el reciente colectivo de justicia penal Criminal Justice and Police Accountability Project (CPAProject) [Proyecto de Responsabilidad de la Justicia Penal y la Policía], en Bhopal, India. Ameya Bokil es investigadora de derechos humanos que examina la sobrecriminalización y los poderes policiales. Nikita Sonavane ha trabajado y escrito extensamente sobre temas de violencia sexual, autogobierno indígena y leyes contra la discriminación, Avaneendra Khare es activista actualmente residente en Bhopal, Vaishli Janarthanan es estudiante de último año de Derecho y trabaja en una organización de desarrollo de la capacitación, y Srujana Bej ha llevado a cabo investigaciones de campo sobre el impacto del sistema de autenticación biométrica Aadhaar sobre el acceso a los derechos socioeconómicos. @srujana_bej @CPAProjectIndia

Filename: BRA2016003C-0053-bokil-1/Credit: © Stanley Greene / NOOR

Caption: India, Andhra Pradesh, 2012, Para military routing the Protest demonstration. The conflicts between paramilitary forces and Maoists is centered on the Red corridor and goes from the south-east of India to the north-east and gather 7 regions of India – Karnataka, Andhra pradesh, Chattisgarth, orissa, jharkhand, Bihar and West Bengal. IG Handels: @stanleygreene Twitter Handels: @noorimages

Filename: BRA2016003C-0053-bokil-2 / Credit: ©Andrea Bruce / NOOR

Caption: India, Bangalore, 09 August 2016, A parade of women walk from their dorms to various factories in Bangalore every morning, sidestepping sewage and construction. India is trying to transform itself into a manufacturing economy, and for this, it must find workers. In this case, workers have been brought here at government expense from remote villages, from a population that has never before been thrust into the economy: unmarried women. IG Handels: @andreabruce  Twitter Handels: @abruce_noor

COMPARTIR

Si te gusta y valoras nuestro trabajo, nos gustaría animarte a realizar un donación. Todas las aportaciones, por pequeñas que sean, suman y son muy bienvenidas. Con tu aportación, nos ayudarás a mantener nuestra independencia y continuar nuestra labor en el futuro.

State of Power 2021 Credits