El complejo del 11 de septiembre

La economía política de la lucha contra el terrorismo

Azfar Shafi

ESTADO DEL PODER 2021

mayo 2021

La "lucha contra el terrorismo" es un conjunto de políticas, una ideología, un proyecto político y, cada vez más, una industria. Comprender y confrontar la economía política subyacente en la lucha contra el terrorismo será fundamental en cualquier estrategia para abordar las cuestiones de violencia estatal y policial y de la industria de la seguridad. 

Cuando Hilal al-Jedda huyó a Gran Bretaña en 1992, en busca de asilo del gobierno de Saddam Hussein en Irak, no había detectado las placas tectónicas de la política mundial moviéndose bajo sus pies, ni imaginó que algún día se vería atrapado en sus convulsiones.

Durante las décadas siguientes, Irak se convertiría en el escenario en el que se desarrollaría una nueva era posterior a la Guerra Fría. Iniciada por la primera guerra del Golfo, que terminó un año antes de la llegada de al-Jedda a Gran Bretaña, alcanzó su apogeo devastador con la invasión de Irak en 2003.

Amparados por estas brutalidades gemelas hubo una serie de realineamientos políticos y de seguridad –globales, regionales y nacionales– que llegarían violentamente a moldear las vidas de al-Jedda y de otros como él.

El mundo de la posguerra fría todavía se centró, como antes, en la explotación del Sur global. Décadas después de la independencia formal, los estados del Sur vieron su frágil soberanía destrozada por las políticas económicas y militares impuestas por el Norte. Las políticas de ajuste estructural (PAE) impuestas por el FMI incorporaron un orden neoliberal global para enriquecer al Norte, mientras que la creación de organismos regionales como la Unión Europea (UE) consagró su dominio político y económico. El bando victorioso de la Guerra Fría necesitaba mecanismos tanto para mantener una jerarquía global de estados como para contener las consecuencias humanas dentro del Sur.

Los marcos de “seguridad nacional” y de “lucha contra el terrorismo” ayudaron en esta tarea. Facilitaron la construcción de aparatos de seguridad internacional para consolidar el poder estatal, principalmente en el Norte, así como la creación de sistemas policiales transnacionales para monitorear y gestionar sus respectivas poblaciones.

En Gran Bretaña, como en otras partes de Europa, este proceso tomó la forma de una guerra contra los derechos de los solicitantes de asilo y los migrantes que eventualmente conduciría a una guerra interna contra el “terrorismo islamista” bajo la “Guerra Global contra el Terrorismo” (GWOT) iniciada el 11 de septiembre de 2001. La figura del solicitante de asilo del “Tercer Mundo” se desdibujó casi a la perfección con la del “terrorista”, y los poderes policiales para monitorear y controlar ambos se superpusieron en gran medida.

Para al-Jedda, este nuevo clima político lo vería privado dos veces de su ciudadanía británica por decreto ministerial. Esto fue posible gracias a una serie de leyes aprobadas por el Gobierno británico en nombre de la protección de la seguridad nacional y la lucha contra el terrorismo, leyes que han provocado una violencia espectacular, desde redadas al amanecer hasta la revocaciones de ciudadanía, y muchas violaciones silenciosas de la dignidad de la población.

Las recientes decisiones de retirar fondos y / o abolir la policía militarizada han supuesto un avance muy bienvenido pero, con pocas excepciones, todavía tiene que abordar la cuestión de la policía "antiterrorista". Esto es así a pesar de que el crecimiento de la policía y la vigilancia modernas "antiterroristas" es un medio clave a través del cual los poderes estatales coercitivos se han transformado, de hecho, en la forma a través de la cual lo que queda del Estado de bienestar se ha reconstruido en un Estado de seguridad.

Por esta razón, los organizadores que contrarrestaron las políticas de seguridad experimentaron un silencioso malestar por las noticias ampliamente bien recibidas del Ayuntamiento de Minneapolis tras los levantamientos de Black Lives Matter (BLM) de 2020. El Ayuntamiento aprobó una resolución para reemplazar la fuerza policial de la ciudad, pero su propuesta de«sistema de seguridad pública liderado por la comunidad»tenía ecos inquietantes de los programas de vigilancia “contra-extremismo” que han proliferado en todo el mundo, y que, lejos de representar un retroceso de la lógica de la policía, señalan su expansión cualitativa.

Parte de la dificultad para abordar las políticas antiterroristas es que la resistencia a menudo se ha mantenido en el ámbito legal, presentándolas como violaciones discretas de derechos o protocolos que deben combatirse a través de los tribunales, además de que esta oposición se basa frecuentemente en que las políticas son racistas y / o islamofóbicas.

Ninguno de estos enfoques carece de mérito, pero tampoco es suficiente. Conectar la lucha contra el terrorismo con la cuestión de la policía es en general un paso vital para hacer avanzar las luchas contra la violencia policial y estatal. Nos obliga a ampliar nuestra comprensión de la policía, en un espacio donde los límites entre la sociedad y la seguridad se vuelven confusos. También nos obliga a enfrentarnos a los límites de las estrategias de violencia contra el Estado que se arraigan en marcos de legalismo o moralismo que no abordan ni la política ni la economía política subyacente en el contraterrorismo.

La "lucha contra el terrorismo" es un conjunto de políticas, una ideología, un proyecto político y, cada vez más, una industria. Ha sido generado por la dinámica entre estados dentro del sistema global; a través de las maquinaciones de diferentes partidos políticos en los gobiernos y sus respectivas agendas; y a través de una red en expansión de operadores y bloques de poder que buscan encontrar un nicho dentro de la industria de la seguridad.

Este ensayo rastrea el desarrollo del Estado de seguridad moderno en Gran Bretaña, mapea la economía política del contraterrorismo y busca ofrecer posibilidades para organizar estrategias contra el contraterrorismo y las políticas de seguridad.

El complejo antiterrorista

Hilal al-Jedda se regularizó como ciudadano británico en 2000, pero solo siete años después fue privado de su ciudadanía, algo que fue posible gracias a una enmienda a la Ley de Inmigración, Asilo y Nacionalidad (2006), que se introdujo como parte de la ley del gobierno de represión antiterrorista tras los atentados de Londres en julio de 2005. La ministra del Interior, Jacqui Smith, emitió la orden de privación mientras al-Jedda estaba internado por las fuerzas de ocupación británicas y estadounidenses durante una visita de regreso a Irak. Estuvo detenido en Irak durante más de tres años, pero nunca fue acusado ni denunció abusos físicos durante su internamiento.

La eliminación de su ciudadanía fue anulada temporalmente por la Corte Suprema, pero eso no impidió que el gobierno británico le privara de su ciudadanía por segunda vez en 2013. Esto fue posteriormente legitimado por una enmienda a la Ley de Inmigración (2014), que consagró la capacidad del gobierno de convertir a los ciudadanos británicos en apátridas a través de una privación con la que teóricamente son elegibles para reclamar la ciudadanía en otro lugar.

Para recuperar su ciudadanía entre las dos órdenes de privación, al-Jedda, desde su nuevo hogar en Turquía, tuvo que luchar con la Comisión Especial de Apelaciones de Inmigración (SIAC), tribunal extraordinario que permite pruebas secretas y mecanismos legales opacos, introducido en 1997 con el propósito de tratar casos de 'seguridad nacional'.

“Khadra”, un seudónimo, en una sesión de fotos en Francia, Seine-Saint-Denis, Francia en enero de 2020. Trabaja como funcionaria pública, lo que dice que le prohíbe hablar en público a costa de arriesgar su trabajo. Estas fotos (ella diseñó el atuendo para el retrato) significan el velo de sus derechos y el temor a que no pueda hablar públicamente. Formaron parte de una exposición a la que TNI dio soporte: «Yo existo: historias europeas de islamofobia».Crédito: © Tanya Habjouqa / NOOR | IG Handels: @habjouqa | Twitter Handels: @thabjouqa

El caso de Al-Jedda ilustra solo algunas de las políticas introducidas en nombre del “contraterrorismo”, el “contra-extremismo” y el marco general de la “seguridad nacional”, que ahora encontramos a docenas en los libros. Políticas que han servido para fortalecer los órganos de violencia estatal. Estos han ampliado los poderes disponibles para la vigilancia policial y control de la inmigración, asumiendo poderes contra la disrupción que permiten un mayor control coercitivo de grupos e individuos.

Hoy en día, incluso ver cierto contenido en línea o poseer ciertos documentos puede ser procesado como “terrorismo”, como lo ilustra el caso de la mujer musulmana galesa Umm Ahmed, encarcelada por tener revistas en su teléfono, a pesar de que el juez declaró que no significaban ninguna amenaza ni intención de cometer actos de violencia. Aquellos lo suficientemente desafortunados como para ser condenados por delitos de terrorismo pueden quedar sujetos a largas penas de prisión, además de otros delitos en virtud de leyes no terroristas. Una vez dentro, pueden ser apartados en alas de segregación extremistas para su máximo control y, una vez liberados, pueden ser sometidos a una vigilancia exhaustiva y restricciones de movimiento, así como a redadas policiales potencialmente ilimitadas en sus hogares 4.

El ámbito de la lucha contra el terrorismo se extiende más allá del ámbito penal. Los pasajeros en los puertos pueden ser sometidos a controles del "Nivel 7" sin sospecha previa (controles de detención y registro amparados en poderes reforzados), a menudo de manera arbitraria, a veces estimulados por la vigilancia de la extensa arquitectura de recopilación de inteligencia del Reino Unido. Tales prácticas pueden poner en marcha una serie cada vez mayor de intervenciones antiterroristas que conduzcan al acoso policial recurrente, la incautación de pasaportes y otras medidas.

Los poderes de privación de ciudadanía utilizados contra al-Jedda, por ejemplo, no requieren que se pruebe la culpabilidad de ningún delito para poder ejercerlos.

El antiterrorismo Británico hoy

La columna vertebral legislativa del vasto complejo antiterrorista de Gran Bretaña es la Ley contra el terrorismo (2000), que consolidó los poderes en virtud de la Ley de prevención del terrorismo (1974) y sus sucesoras. 

En 2020, el presupuesto para la policía antiterrorista solo en Gran Bretaña fue de 906 millones de libras de un presupuesto nacional general de funciones policiales de 15.200 millones de libras, mientras que la Revisión de gastos de 2021 del gobierno anunció una financiación multimillonaria de un Centro Nacional de Operaciones contra el Terrorismo. La Estrategia contra el terrorismo de 2018 se comprometió a invertir 1.400 millones de libras en las agencias de seguridad e inteligencia, además de 2.000 millones destinados a las capacidades antiterroristas de las Fuerzas Especiales como parte de un aumento del 30% en términos reales del gasto en contraterrorismo, junto con 500 millones de libras esterlinas para"proteger a los ciudadanos del Reino Unido de amenazas terroristas".

Evidentemente, sin restricciones por preocupaciones sobre la escasez de recursos, el complejo antiterrorista ha crecido a niveles históricamente sin precedentes en su alcance y capacidades: de hecho, en 2021, las leyes antiterroristas británicas pueden incluso perseguir "delitos terroristas" cometidos en el espacio.2

Figura 1. Poderes disponibles para el Estado británico y sus agencias en nombre de "contrarrestar el terrorismo" y / o preservar la "seguridad nacional"



[Figura 1: Poderes disponibles para fines de lucha contra el terrorismo y seguridad nacional en Gran Bretaña (excluidos los otorgados a través de tratados internacionales)

La enorme inversión en la lucha contra el terrorismo no encaja con su miserable resultado en términos de los objetivos declarados: atrapar a los terroristasSegún las estadísticas gubernamentales hasta diciembre de 2020, el 87,4% de los 4.869 arrestos en la categoría amplia de “actividad relacionada con el terrorismo” procesados en virtud de la legislación sobre terrorismo no fueron finalmente condenados por ningún delito relacionado con el terrorismo. Desde 2015, entre el 89% y el 95% de las personas informadas por el público o la policía cada año en el marco del programa de vigilancia "Prevent" han sido "falsos positivos".

Peor aún, varios actos de violencia real se han perpetrado ante las narices de las agencias policiales y de seguridad por parte de personas que estas agencias conocían, algo que indica un fracaso de la política desde cualquier punto de vista. Como ejemplos podemos citar el atacante del Manchester Arena Salman Abedi, el atacante de Westminster Khalid Masood y el intento de bombardero de Parsons Green por parte de Ahmed Hassan.

Sin embargo, argumentar en contra de la política antiterrorista simplemente sobre la base de la eficacia, o sobre la falta de ella, es un ejercicio políticamente estéril. Puede servir para naturalizar lo que es una categoría intrínsecamente política –el "delito terrorista”– así como para difuminar cuánto de la lucha contra el terrorismo opera fuera del "espacio criminal". Además, el marco de seguridad opera efectivamente con una lógica infalsificable: que las políticas de "seguridad" son la única garantía real de seguridad, y que los ataques o sus fallos en garantizar la seguridad pública sirven para resaltar la necesidad de más políticas de seguridad, que pueden así expandirse infinitamente.

El estribillo repetido por sucesivos ministros de gobierno, con una frecuencia casi rítmica, de la necesidad de más leyes antiterroristas para llenar otra laguna imprevista y extender aún más el alcance de las agencias estatales, ilustra la resiliencia de esta lógica.

Por ello, en lugar de participar en el mismo terreno discursivo que el Estado, o argumentar sobre la base de una mala o mala aplicación de las políticas, es más valioso para los opositores analizar la política y la economía política que impulsa las políticas de seguridad.

El proyecto político de lucha contra el terrorismo

En pocas palabras, el proyecto de la lucha contra el terrorismo británico moderno ha sido securitizar y dar soluciones policiales tanto a las contradicciones provocadas por la orientación en política de interior de los sucesivos gobiernos como a las ambiciones imperialistas.

Lo hace organizando un complejo de aparatos policiales, de vigilancia e ideológicos que permiten reformular un conjunto de políticas como “extremas” o “terroristas”, que sectores de la población se conviertan en “amenazas”, y que ambos sean considerados “amenazas”. sometido a una gama cada vez mayor de poderes disciplinarios, coercitivos y punitivos. 

A través de este proceso, las muchas fracturas y contradicciones reales generadas por la política británica se desacoplan del Estado y se proyectan en ideas, individuos y grupos. De esta manera, el crecimiento del contraterrorismo es inseparable de los regímenes contemporáneos del capitalismo y de la globalización que ayuda a gobernar. 

Década de 1990: surge el consenso de seguridad posterior a la Guerra Fría

Durante la década de 1990, el liderazgo del G7 y de la recién formada UE a partir de la anterior Comunidad Económica Europea (CEE) estableció un consenso político sobre las principales “amenazas a la seguridad interna” que existían en un mundo postsoviético. Una de estas amenazas importantes eran los refugiados y disidentes que huían de los estados del Sur Global que habían sido devastados por años de "modernización" neoliberal, y de las violentas dislocaciones sociales y políticas que estos procesos produjeron.

Gran Bretaña, un actor clave en ambos grupos, utilizó este marco de seguridad para reorganizar sus acuerdos policiales en dos frentes. En primer lugar, proporcionó el contexto en el que podría fortalecer sus fronteras contra los solicitantes de asilo, que provienen principalmente de países de África y Asia. Ello representó un asalto cada vez más descarado a los derechos de los migrantes y solicitantes de asilo, que llegó a definir la política británica desde la década de 1990 hasta el presente. Hilal al-Jedda recibió su ciudadanía británica en 2000, poco antes de que el gobierno laborista subiera el listón a los nuevos solicitantes de asilo de Irak, predominantemente kurdos iraquíes que buscaban asilo pidiéndolo al mismo gobierno que hizo que Gran Bretaña se uniese a la coalición estadounidense como parte de la guerra global contra el terrorismo.

En segundo lugar, el estado británico desplegó medidas policiales antiterroristas contra los disidentes extranjeros en el país para demostrar lealtad política a sus aliados en el extranjero: porras de policía en alto en una mano y ramas de olivo en la otra. Las comunidades de migrantes argelinas, egipcias, kurdas y tamiles en particular fueron objeto de esta represión, que luego se vio reforzada por una serie de leyes antiterroristas.16

En toda Europa, estos reajustes políticos hacia la securitización se expresaron a través de una relación cada vez más enredada entre el control de la migración y la lucha contra el "terrorismo", que se tragaría al continente en una agitación racial y que sentó las bases para la securitización masiva actual.

El 11 de septiembre y la guerra global contra el terrorismo

A partir de 2001, la guerra global contra el terrorismo marcó el comienzo de la tolerancia global de la permisividad hacia el ejercicio de la violencia estatal, dirigida con mayor frecuencia, aunque de ninguna manera exclusivamente, a las poblaciones musulmanas, así como un marco internacional de securitización en el que estaban implicados países de todo el mundo. Gran Bretaña y muchos otros países expandieron masivamente su capacidad de vigilancia, seguimiento y expulsión durante este tiempo.

Los Emiratos Árabes Unidos (EAU), el destino inicial de al-Jedda después de huir de Irak, se convirtió en un nodo clave en el complejo global de tortura y detención de Estados Unidos en el período previo y durante la guerra contra el terrorismo. Hoy en día es todavía la sede de proyectos como el Fórum Global Anti-Terrorista del Hedayah Center para contrarrestar el extremismo violento, encabezando los intentos para definir a sus rivales, los Hermanos Musulmanes, como "terroristas" a nivel internacional y para prohibirlos.

La siguiente parada de Al-Jedda, Pakistán, serviría como plataforma de lanzamiento para la primera salva de la guerra global contra el terrorismo: el asalto a Afganistán. También fue fundamental para facilitar las estrategias imperialistas más amplias de los Estados Unidos en Asia en los años siguientes, sacrificando fácilmente la soberanía de los países para servir a los intereses de los Estados Unidos.

Gran Bretaña, la antigua casa de Al-Jedda, jugó un papel principal en la destrucción de su tierra natal en 2003, antes de someter al propio al-Jedda a sus nuevos y amplios poderes intentando aislar al país de las reacciones violentas. Fue mientras estaba siendo internado por las fuerzas de ocupación británicas y estadounidenses en Irak cuando al-Jedda fue despojado de su ciudadanía por primera vez.

De esta manera, al-Jedda fue sometido a ambos frentes de la participación de Gran Bretaña en la guerra global contra el terrorismo: internacional y nacional. Dondequiera que viajara, permanecería bajo el paraguas de seguridad emitido por la guerra contra el terrorismo, y potencialmente a su merced.

Finales de la década de 2000: políticas de austeridad y autoritarismo

La década que siguió a la crisis financiera mundial de 2007/08 estuvo marcada por una aceleración de las tendencias ultranacionalistas en toda Europa y más allá, a menudo unidas por políticas de islamofobia virulenta, xenofobia y monoculturalismo de línea dura.

Ese nexo persistente entre musulmanes, solicitantes de asilo, migrantes y una supuesta amenaza existencial para la nación que animó la política antiterrorista en la década de 1990, se fusionó en un programa político más estricto.

El propio Reino Unido adoptó este nuevo realineamiento político con su cambio de liderazgo en 2010, tras lo cual una serie de gobiernos liderados por los conservadores aprovecharon la oportunidad para impulsar aún más el complejo antiterrorista hasta nuevas alturas. Estos gobiernos posteriores a 2010 unieron el trabajo de la "lucha contra el terrorismo" con marcos nacionalistas más estrictos de "valores británicos" y "liberalismo muscular", en contraste con la supuesta indulgencia del "multiculturalismo" estatal. 

Fue durante el primero de estos gobiernos que la ministra del Interior Theresa May (más tarde Primera Ministra) impulsó su emblemática Ley de Inmigración (2014) con la creación de un “entorno hostil” para los migrantes, los solicitantes de asilo y, por extensión, los extranjeros que viven en el Reino Unido. Fue una enmienda apresuradamente adjunta a esta ley la que legitimó los nuevos poderes de privación de ciudadanía que se usaron contra al-Jedda. De hecho, su caso fue invocado repetidamente durante los debates parlamentarios sobre la enmienda. 

De 2016 hasta hoy

En este contexto, el contraterrorismo británico ha llegado a su conclusión lógica, extendiéndose demasiado y colapsando ideológicamente sobre sí mismo. El Estado británico está justificando cada vez más su política antiterrorista pensando en una extrema derecha que él mismo ha ayudado a crear, de tal manera que todo tipo de política está siendo denunciada ritualmente como “extremista”, desde la organización ambiental de acción directa de Extinction Rebellion y las Manifestaciones de BLM a la proliferación de

En este contexto, el contraterrorismo británico ha llegado a su conclusión lógica, extendiéndose demasiado y colapsando ideológicamente sobre sí mismo. El Estado británico está justificando cada vez más su política antiterrorista pensando en una extrema derecha que él mismo ha ayudado a crear, de tal manera que todo tipo de política está siendo denunciada ritualmente como “extremista”, desde la organización ambiental de acción directa de Extinction Rebellion y las Manifestaciones de BLM a la proliferación de20 conspiraciones de la derecha durante la COVID-19.

En una indicación reveladora de las prioridades políticas, en noviembre de 2020, una Europa aún recuperándose de la pandemia de la COVID-19 publicó un enfoque conjunto paneuropeo para combatir el terrorismo, a instancias de Francia y Austria. El enfoque incluía el compromiso de fortalecer los poderes de deportación para hacer frente a los "extremistas" y la restricción de la financiación pública para los grupos que se consideraba que habían violado "el orden democrático y los valores de los Estados miembros de la UE", con una referencia apenas velada a las organizaciones musulmanas.

Los poderes antiterroristas no han tenido éxito ni en abordar los actos de violencia política ni en su objetivo secundario de contener el descontento social interno, aunque eso no impide que esos poderes se utilicen como una herramienta contundente para contener y vigilar la situación.

La seguridad nacional y la lucha contra el terrorismo no son solo un medio de acumular poder estatal, sino que cada vez más son el idioma en el que habla el Estado: con la lucha contra el terrorismo incorporada en la provisión social y los programas políticos, desde las fuentes de financiación para la sociedad civil hasta las estrategias contra la violencia doméstica. Los programas bajo el epígrafe de "Contrarrestar el extremismo violento", por ejemplo y la estrategia de "Prevención" (el programa “Prevent” en inglés) de Gran Bretaña, han reclutado a vastas franjas del público en el trabajo de "lucha contra el terrorismo" al exigir que identifiquen a los "extremistas". Es a través de esto que las políticas de seguridad nacional se han filtrado en la política interna: lo que comenzaron como estrategias aparentemente para vigilar los "márgenes" de la sociedad británica, han envenenado el corazón de la vida política.

De esta manera, la seguridad nacional se ha convertido cada vez más en el medio a través del cual se gestiona, filtra y controla la política: actuando como un amortiguador contra la política democrática desde abajo y sirviendo como justificación para una gama creciente de poderes desde arriba. Junto a esto, ha permitido la consolidación de oscuros “securócratas” en el mismo centro del poder estatal, con una variedad de think tanks, grupos de presión y agencias agrupados alrededor de los pasillos de los poderosos.

Economía política de la securitización

Durante la última década, las políticas antiterroristas se han trasladado cada vez más al ámbito de la industria privada y la colaboración público-privada, y el trabajo antiterrorista se subcontrata a terceros junto con una gran variedad de agencias estatales. Son ellos quienes, a través de una combinación de cabildeo privado y defensa pública, intentan mover sus propias agendas y asegurar sus propios intereses materiales a través de la floreciente industria antiterrorista, generando a su vez un impulso auto reforzado hacia una mayor securitización, vigilancia y ganancias. 

Figura 2: La economía política de la securitización

La lucha contra el terrorismo en Gran Bretaña está impulsada por la relación que se refuerza mutuamente entre los órganos y procesos de política de securitización y legislación, la política, los especuladores y los profesionales

La política y la legislación incluyen la arquitectura y el marco de políticas en el que se practica y produce la lucha contra el terrorismo. Los profesionales se encuentran en los diversos departamentos que administran y supervisan la implementación de políticas, incluidas la policía y las agencias de inteligencia. La política implica el conjunto de fuerzas en evolución que dan forma a la política nacional y transnacional, mientras que los especuladores incluyen a los diversos operadores que proporcionan –venden– bienes y servicios y con fines de lucha contra el terrorismo.

Estos están mediados por una serie de “nodos", como los medios de comunicación, las comunicaciones y las relaciones públicas (PR), las organizaciones de presión y los grupos de expertos, y diversas fuentes de financiación; todas las cuales son fundamentales para amplificar y reproducir la securitización de forma discursiva, ideológica e institucional. 

Una variedad de otros actores, desde grupos de investigación académica, órganos asesores de políticas hasta grupos de presión de extrema derecha, están integrados en esta red de relaciones, generando su propia presión sobre los órganos de securitización o siendo presionados por ellos a su vez.

Algunas de estas relaciones incluyen formas más "tradicionales" de políticas de lobby y patrocinio, tal como las practican los think tanks y las organizaciones de cabildeo. Otras, como la huella en expansión de las empresas de tecnología y redes sociales, reflejan motivos más claramente impulsados por las ganancias.

El colaboración público-privada con fines de lucha contra el terrorismo desde 2010, especialmente en el contexto de la lucha contra el "terrorismo" y el "extremismo" en internet, ha facilitado la penetración de empresas tecnológicas y nuevas empresas en el campo de la seguridad. Los principales actores en “contra-extremismo" incluyen el Instituto para el Diálogo Estratégico Empresarial, que tiene asociaciones con gobiernos en no menos de diez países, incluido Reino Unido, y ha colaborado estrechamente con las principales empresas de redes sociales como Facebook, Twitter y Google. 

Figura 3: La economía política de los Think tanks y Lobbies

La sociedad Henry Jackson (HJS) es un ejemplo de la camarilla de think tanks pro- securitización. Establecida en 2005, su consejo político ha contado con luminarias como las secretarias de Interior británicas del pasado y el presente, Amber Rudd y Priti Patel, junto con varios ex secretarios de Estado de Trabajo, incluidos Margaret Beckett y Ben Bradshaw. Sufrió un vuelco ideológico hacia la derecha hacia fines de la década del 2000, logrando consolidar diversas tendencias de neoconservadurismo, militarismo, islamofobia virulenta y sionismo agresivo, convertirlas en políticas y propuestas para los nuevos gobiernos conservadores de la década. 
 

Muchas personas han pasado regularmente por la HJS como parte de la puerta giratoria entre varias organizaciones a favor de la seguridad y el trabajo de defensa política, mientras que sus miembros de alto nivel han sido colocados en puestos de alto rango durante la última década. El ex director de HJS, William Shawcross, trabajó como jefe de la Comisión de Cooperación entre 2012 y 2018, tiempo durante el cual supervisó una ofensiva sin precedentes contra las organizaciones de defensa musulmana y pro Palestina e hizo intervenciones a favor de restringir los poderes en el sector no lucrativo. Recientemente, ha sido designado para supervisar una revisión gubernamental "independiente" del programa Prevent.


Además, el jefe de la Unidad de Análisis del Extremismo, uno de los departamentos antiterroristas del Estado, reveló que el análisis proporcionado por la HJS y su proyecto paralelo, de Derechos del Estudiante, dio forma a los análisis que la unidad proporcionó a los practicantes de la lucha contra el terrorismo con el fin de informar de su propio trabajo. Además, grupos como la HJS forman parte de la vía interna habitual de cobertura de los medios, siendo una fuente habitual como “expertos” en cuestiones de seguridad nacional.

Es a través de estas dinámicas y relaciones que se materializan los fundamentos ideológicos del complejo antiterrorista, es decir, la islamofobia y la xenofobia. Se lavan a través de los medios de comunicación y el aparato estatal, se hace que parezcan como de "sentido común", se consolidan a través de los marcos legales que los gobiernan y se refuerzan a través de instituciones estatutarias, presididas por exalumnos de la HJS.

La sociedad civil

La "sociedad civil" ocupa un papel exagerado en el imaginario de la política "progresista". Con la transformación del Estado bajo el neoliberalismo, la sociedad civil se ha mantenido regularmente como el motor del cambio social en lugar del Estado.

Ahora bien, si bien algunas organizaciones y grupos de defensa ciertamente han desempeñado un papel importante en la limitación de los excesos del complejo antiterrorista británico durante los últimos veinte años, otras han ayudado a promover políticas estatales antiterroristas securitizadas y represivas.

Figura 4: La Economía Política de la Sociedad Civil

Esto no debería sorprender, ya que lejos de estar aislada de los caprichos del poder privado o empresarial o de la política "formal", la sociedad civil puede fácilmente ser un conducto para ellos.

Incluso entre quienes participan activamente en la lucha contra el terrorismo, existen varios grados de complicidad entre las organizaciones de la sociedad civil (OSC), definidas aquí como las organizaciones benéficas, organizaciones no gubernamentales (ONG), asociaciones comunitarias y grupos y redes de base por una parte, y las organizaciones de lucha contra el terrorismo por otra. Estas complicidades van desde la dependencia hasta el patrocinio y el apoyo activo a la política antiterrorista.

Estas complicidades están configuradas tanto por la disposición política de las organizaciones particulares, como por el modo cambiante de compromiso entre el gobierno y la sociedad civil desde 2000. Este cambio ha sido particularmente notable en el caso de las organizaciones dirigidas por musulmanes, pero gradualmente ha llegado a definir la mayoría de las relaciones entre el Estado y la sociedad civil.

Los gobiernos laboristas de la década de 2000 siguieron una estrategia doble de cortejar a las llamadas organizaciones musulmanas "moderadas" y aislar a las "extremistas". Esto les permitió cooptar y contener el compromiso político de las comunidades musulmanas, y canalizarlo hacia formas "seguras" de compromiso cívico y espiritual mientras atemperaban las espinosas cuestiones relativas a la política exterior británica. El gobierno de la coalición liderada por los conservadores de 2010 adoptó una línea más dura en los términos de compromiso con las organizaciones musulmanas, denunciando abiertamente a los ex colaboradores, que serían excluidos de futuras consultas, uniéndoles al destino de sus homólogos "extremistas". Al hacerlo, los subordinó a un proyecto político más estrictamente definido y fue incluso menos tolerante con las diferencias ideológicas que su predecesor.   

Los cambios de política a partir de 2010 coincidieron con el inicio de la austeridad y la intensificación de la reestructuración neoliberal bajo el gobierno de coalición. También supuso movimientos hacia una mayor gestión estatal del “tercer sector” de la sociedad civil, con “leyes de amordazamiento” que restringen las campañas de captación de fondos de las organizaciones sin ánimo de lucro cerca de los períodos electorales, y con una creciente politización del sistema regulador del Estado hacia las organizaciones sin ánimo de lucro, incluso explícitamente que se trataba de “contrarrestar el extremismo”.

Estos tres procesos actuaron en conjunto, con una negación de financiación con la excusa de la austeridad que generó una nueva dinámica de dependencia entre las OSC y el gobierno (dinámica que posibilitaba el abuso político), junto con un impulso para disciplinar ideológicamente a las organizaciones, expandiendo también los poderes de sanción para mantenerlas en veda.

En 2015, el nuevo gobierno conservador elaboró su primera estrategia contra el extremismo seguida de una estrategia de comunidades integradas, que puso mayor énfasis en el papel de la sociedad civil en el trabajo de "contrarrestar el extremismo". Es a través de ellos que el gobierno ha iniciado la construcción activa de una "sociedad civil" en sintonía con sus objetivos.

Como resultado, incluso las OSC que tienen poco en común con la agenda de la "lucha contra el terrorismo" se han visto obligadas a recibir financiación de la lucha contra el terrorismo para continuar con su trabajo. Las OSC que mantienen una línea crítica sobre la "lucha contra el terrorismo" son con frecuencia el objetivo de difamaciones y ataques llenos de insinuaciones de ser "extremistas".

El impacto acumulativo es que la sociedad civil está siendo absorbida progresivamente por las maquinaciones del Estado de seguridad y es menos capaz de actuar como defensa contra el abuso y la extralimitación del Estado.

Estrategias de contra-securitización

Las políticas antiterroristas no pueden disociarse del tema de la vigilancia policial porque son un indicador de su eventual trayectoria: en Gran Bretaña, la lucha antiterrorista forma parte del largo arco histórico de violencia estatal que se entrelaza con el control migratorio y la vigilancia policial.

Abordar el complejo antiterrorista significa necesariamente enfrentarse a bloques de poder consolidados, a grupos de interés adinerados, a un Estado capaz y dispuesto a ejercer todo tipo de instrumentos coercitivos en su defensa, y no menos importante, a la propia política antiterrorista.

Replantear la lucha contra el "contraterrorismo" como parte integrante de la lucha más amplia contra la violencia estatal requiere una reconsideración de las estrategias, incluido el repertorio táctico y el programa político de las campañas contra la securitización.

El arsenal táctico

El arsenal táctico de la organización de la lucha contra la securitización a menudo ha dependido de las demandas legislativas, que se basan en una combinación de campañas de promoción intensivas en los medios, la defensa de los derechos legales y la agitación dirigida a una mayor transparencia / supervisión a través de revisiones e investigaciones.

En ocasiones, estas han dado lugar a intervenciones importantes, ciertamente suficientes para provocar la ira del Gobierno conservador de Johnson, que ahora busca restringir los derechos legales. Pero la lección de los últimos veinte años de lucha contra el terrorismo subraya la relativa impotencia de todo ello como estrategia general frente a un Estado de seguridad en expansión.

La organización basada en los derechos busca el recurso de las instituciones del Estado para juzgar la violencia que, en última instancia, es producida por el Estado. A pesar de los cruciales triunfos de las campañas individuales, los derechos legales no pueden ser, en última instancia, el principal medio para trascender la matriz de dominación que caracteriza la relación entre el Estado de seguridad y su población.

Además, estas campañas a menudo requieren la elección de casos políticamente sencillos de "buenos ciudadanos" como sujetos de promoción para suscitar la simpatía del público. Al hacerlo, a menudo reflejan inadvertidamente la estrategia estatal de diferenciar entre sujetos "dignos" e "indignos", que bajo los poderes de seguridad nacional se vuelven vulnerables a todo tipo de exclusión y coacción, como Hilal al-Jedda.

Recuperar la solidaridad en una era de seguridad nacional, particularmente con aquellos supuestamente se encuentran más allá del apoyo, es un componente vital y difícil de cualquier campaña contra la securitización que busque construir una base política que pueda promover la soberanía popular.

Trazar un mapa de la economía política de la lucha contra el terrorismo puede ayudar a desmitificar las relaciones, las instituciones y los circuitos a través de los cuales se produce la política de lucha contra el terrorismo. También puede ayudarnos a alejarnos de las nociones debilitadoras y sobredeterministas de la política antiterrorista que nos llegan como impulsadas por leyes imparables de la naturaleza, y arroja luz sobre hacia dónde se pueden dirigir los esfuerzos organizativos efectivos.

Sacar lecciones de la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra Israel es útil para ilustrar cómo generar presión popular a través de campañas que interrumpen las redes de poder, los actores privados y la influencia que dan forma a estos problemas. 

Las empresas privadas que buscan beneficiarse de la securitización deberían estar sujetas a una presión pública masiva; las OSC que compran el trabajo de "lucha contra el extremismo" deberían enfrentarse enérgicamente a ser compradas: el objetivo debe ser el de enfrentarse y repeler la invasión de la lucha contra el terrorismo en todos los ámbitos de la vida social.

Programa político

Quizás la mayor limitación de la sociedad civil tradicional, la organización legalista y basada en las ONG es que, al verse obligada a protegerse contra un aluvión de ataques, solo puede ofrecer una defensa interminable del presente, y es incapaz de articular una visión política para el futuro.

Al desarrollar luchas contra el Estado de seguridad, nuestros programas políticos no solo deben oponerse de manera reactiva a las leyes individuales, sino también promover una visión para una sociedad posterior a la seguridad, similar al enfoque adoptado por las campañas abolicionistas. 

Es un síntoma de profunda decadencia política que las políticas de "contraterrorismo" y "seguridad nacional" hayan llegado gradualmente a llenar el espacio en la política británica que dejaron vacantes los programas democráticos y de bienestar social, por parciales e inadecuados que fueran. Los problemas sociales se están abordando como temas de seguridad, y la proyección de la fuerza política ha prevalecido sobre cualquier apariencia de soberanía popular. El reclutamiento de grandes sectores del público en el trabajo de "Lucha contra el terrorismo", por ejemplo a través del programa de vigilancia Prevent, también ha "socializado" la seguridad nacional.

La atmósfera de sospecha mutua que esto genera sirve como proyecto cultural de esta inestabilidad, reemplazando el sentido de colectivismo de generaciones anteriores y yendo incluso más allá del culto al individualismo fomentado por el neoliberalismo. Se trata de la antítesis de la solidaridad que se necesita para construir un proyecto político emancipador, y debe ser superada en el transcurso de la lucha.

Ha habido intentos recientes de desarrollar una agenda de amplio alcance que vaya más allá de la simple oposición a las políticas antiterroristas, incluidos los informes Leaving the War on Terror A Progressive Alternative to Counter-Terrorism Policy de Ruth Blakeley, Ben Hayes, Nisha Kapoor y sus colegas, y Beyond PREVENT: A Real Alternative To Securitised Policies , de CAGE.. Es muy necesario y se agradecen más esfuerzos para desarrollar y ampliar dichos programas.

Solo haciéndolo así podremos resolver la masa solidificada de contradicciones políticas que el complejo antiterrorista busca silenciar y criminalizar: el problema real de la desafección generalizada, la privación de derechos; la ruinosa naturaleza del capitalismo y la devastación provocada por el imperialismo.

Desafiar el Estado de seguridad debe ser un ejercicio performativo de creación de mundos y un remedio para la angustia que caracteriza al mundo que habitamos. 

SOBRE EL AUTOR

Azfar Shafi es investigador sobre la lucha contra el terrorismo y seguridad, que trabaja para CAGE, organización de defensa con sede en el Reino Unido. Twitter: @UK_CAGE

1. The author believes that the constellation of terms surrounding counter-terrorism – including ‘terrorism’, ‘extremism’, ‘radicalisation’ and ‘national security’ – are politicised, often deeply racialised and only serve to legitimise the exercise of state power. They are used in this piece critically – hence the quotation marks.
2. Reuter, 2020. Minneapolis City Council resolves to replace police with community-led model. [online] Available at: <https://www.reuters.com/article/us-minneapolis-police-protests-reform-idUSKBN23J2W5>
3. CAGE. 2015. Exclusive interview with Umm Ahmed: the true face of counter terrorism. [online]. Available at https://www.cage.ngo/exclusive-interview-umm-ahmed-true-face-counter-terrorism
4. See Counter-terrorism Act 2008 Part 4 s.56A for potentially unlimited entry and searches of home for individuals under post-custodial notification requirements
Available at: https://www.legislation.gov.uk/ukpga/2008/28/contents;
Swinford, S. (2017). Dangerous extremists locked up in Britain’s first ‘Jihadi jail’ to stop them radicalising other inmates. The Telegraph.
Available at: <https://www.telegraph.co.uk/news/2017/07/05/dangerous-extremists-locked-britains-first-jihadi-jail-stop>
5. Home Office News Team, 2020. Factsheet: Police Funding Settlement 2020-2. [online] Available at: <https://homeofficemedia.blog.gov.uk/2020/01/22/factsheet-police-funding-settlement-2020-21>
6. Counter Terrorism Policing, 2020. CTP receive funding for historic new Counter Terrorism Operations Centre. [online] Available at: <https://www.counterterrorism.police.uk/ctp-receive-funding-for-historic-new-counter-terrorism-operations-centre/> .
7. Home Office, 2018. Counter-terrorism strategy (CONTEST) 2018. London, p.86.
8. Wallace, B. (2019) Counter-terrorism: Expenditure. UK Parliament: Written answer, 21 May, UIN 253602. Available at: https://questions-statements.parliament.uk/written-questions/detail/2019-05-13/253602
9. Home Office & Commission for Countering Extremism, 2018. Sara Khan to lead Commission for Countering Extremism. [online] Available at: <https://www.gov.uk/government/news/sara-khan-to-lead-commission-for-countering-extremism> .
10. As per the Terrorist Offenders (Restriction of Early Release) Act 2020 Sch.1 Part 2 s.28. Available at: https://www.legislation.gov.uk/ukpga/2020/3/contents
alongside the Space Industry Act 2018 Sch 4 Available at: https://www.legislation.gov.uk/ukpga/2018/5/contents/enacted
11. Powers drawn from: Anti-terrorism, Crime and Security Act (2001), British Nationality Act (1981), Counter Terrorism & Security Act (2015), Counter Terrorism Act (2008), Counter Terrorism and Border Security Act (2019), Crime (Overseas Production Orders) Act (2019), Immigration Act (1971), Immigration Act (2014), Immigration, Asylum and Nationality Act (2006), Investigatory Powers Act (2016), Justice & Security Act (2013), Protection of Freedoms Act (2012), Regulation of Investigatory Powers Act (2000), Serious Crime Act (2007), Special Immigration Appeals Commission Act (1997), Terrorism Act (2000), Terrorism Act (2006), Terrorist Asset-Freezing etc. Act (2010), Terrorist Offenders (Restriction Of Early Release) Act (2020), Terrorism Prevention and Investigation Measures Act (2011), Counter Extremism Strategy (2015), CONTEST (2018) and Royal Prerogative
12. Operation of police powers under the Terrorism Act 2000, quarterly update to December 2020, tables A.01 and A.06a. Available at: <https://www.gov.uk/government/statistics/operation-of-police-powers-under-the-terrorism-act-2000-quarterly-update-to-december-2020>
13. Based on proportion of referrals to Prevent that are not adopted as ‘Channel’ cases; the ‘de-radicalisation’ component of the programme.
Latest statistics: Home Office, 2020. Individuals referred to and supported through the Prevent Programme, April 2019 to March 2020. London. Available at: <https://www.gov.uk/government/publications/individuals-referred-to-and-supported-through-the-prevent-programme-april-2019-to-march-2020/individuals-referred-to-and-supported-through-the-prevent-programme-april-2019-to-march-2020>
14. Scheerhout, J. 2020. Manchester Arena bomb inquiry hears Salman Abedi came across the radar of MI5 at least 18 times since 2010. Manchester Evening News [online]. Available at: <https://www.manchestereveningnews.co.uk/news/greater-manchester-news/manchester-arena-bomb-inquiry-hears-19026154>; Hamilton, F. 2018. Parsons Green Tube bomber Ahmed Hassan was on Prevent deradicalisation scheme. The Times [online] Available at: <www.thetimes.co.uk/article/parsons-green-tube-bomber-ahmed-hassan-was-on-prevent-deradicalisation-scheme-x8bwd5nvb>; BBC. 2018. Westminster attack inquest: MI5 closed file on Khalid Masood [online]. Available at :<https://www.bbc.co.uk/news/uk-45657101>;
15. Lloyd, T., 1996. Inquiry into Legislation against Terrorism (Cm 3420). House of Commons (Lloyd Review); Sivanandan, A. (1991). Editorial. Race & Class 32(3), pp. v-vi; Resolution of the G7/P8 Ministerial Conference on Terrorism, Paris. 1996. Available at: <https://www.mofa.go.jp/policy/economy/summit/2002/g8terro.html>
16. Webber, F. and Fekete, L. (1996) ‘Europe: From refugee to terrorist’, Race & Class, 38(2), pp. 77–82; CARF, 1993. The making of terrorists and dissidents: Europe’s new war on the Third World. Campaign Against Racism & Fascism, [online] (14), pp.4-6. Available at: <https://irr.org.uk/app/uploads/2017/05/no.14.pdf> ; CARF, 2001. Terrorism Act – embracing tyranny. Campaign Against Racism & Fascism, [online] (62), pp.8-10. Available at: <https://irr.org.uk/app/uploads/2017/06/62.pdf> .
17. Qureshi, A. 2019. Beyond the Glittery Façade: Examining the UAE’s role in the global War on Terror. Ceasefire [online]. Available at: <https://ceasefiremagazine.co.uk/glittery-facade-uaes-role-global-war-terror>
18. Azeem, S. and Ali, N.G. 2014. Zarb-e-Azb and the Left: On Imperialism’s Materiality. Tanqeed [online]. Available at: <https://www.tanqeed.org/2014/08/zarb-e-azb-and-the-left-on-imperialisms-materiality>
19. Ross, A and Rudgard, O., 2014. Al Jedda: the man mentioned 11 times by Home Office as it tried to change Immigration Bill. The Bureau of Investigative Journalism [online]. Available at:<https://www.thebureauinvestigates.com/stories/2014-07-11/al-jedda-the-man-mentioned-11-times-by-home-office-as-it-tried-to-change-immigration-bill>
20. Skopeliti, C. 2021. Peer is asked to investigate the activities of extreme right and left. The Guardian [online]. Available at: <https://www.theguardian.com/politics/2021/feb/08/peer-is-asked-to-investigate-the-activities-of-extreme-right-and-left>; Grierson, J. and Dodd, V., 2020. Terror police list that included Extinction Rebellion was shared across government. The Guardian, [online] Available at: <https://www.theguardian.com/environment/2020/jan/27/terror-police-list-extinction-rebellion-shared-across-government>; Boris Johnson: Anti-racism protests ‘hijacked by extremists’. 2020. Sky News [online] Available at: <https://news.sky.com/story/pm-anti-racism-protests-hijacked-by-extremists-12005317>.
21. CTP warn about greater risk of radicalisation during COVID-19 lockdown., 2020. Counter Terrorism Policing. Available at: <https://www.counterterrorism.police.uk/ctp-look-to-bolster-prevent-referrals-during-lockdown>
22. CAGE. 2020. France and Austria’s state sponsored Islamophobia supported by the EU [online]. Available at: <https://www.cage.ngo/france-and-austrias-state-sponsored-islamophobia-stands-vindicated-by-the-eu>
23. Counter-terrorism policy broadly legislate a wide range of ‘terror offences’ that are a far cry from the common notion of terrorism as mass violence. Police intervention to prevent such ‘terror offences’ are then used to legitimise those very policies.
For more see CAGE’s report 20 Years of TACT: Justice under Threat. Available at: <https://www.cage.ngo/tact-20-report>
24. Women’s Aid. 2020. Joint letter to the Home Secretary to express deep concerns about new research into domestic abuse and terrorism. 2020. Women’s Aid. Available at: <https://www.womensaid.org.uk/joint-letter-to-the-home-secretary-to-express-deep-concerns-about-new-research-into-domestic-abuse-and-terrorism/>
25. Institute for Strategic Dialogue. Partners and Funders – ISD. [online] Web. 5 January 2021. <https://www.isdglobal.org/isdapproach/partnerships/>. Internet Archive. <https://web.archive.org/web/20210105050841/https://www.isdglobal.org/isdapproach/partnerships/>
26. Henry Jackson Society. Advisory Council. [online] Web. 8 March 2015. <http://henryjacksonsociety.org/people/council-members>. Internet Archive. <https://web.archive.org/web/20150308171026/http://henryjacksonsociety.org/people/council-members>
27. Ramesh, R., 2014. Quarter of Charity Commission inquiries target Muslim groups. The Guardian, [online] Available at: <https://www.theguardian.com/society/2014/nov/16/charity-commission-inquiries-muslim-groups>; Eleftheriou-Smith, L., 2014. Charities investigated for radicalisation and extremist links. The Independent, [online] Available at: <https://www.independent.co.uk/news/uk/home-news/charities-investigated-radicalisation-and-extremist-links-9865169.html>; Islamic Human Rights Commission, 2019. IHRC accuses Charity Commission of Islamophobia. [online] IHRC. Available at: <https://www.ihrc.org.uk/activities/press-releases/21300-ihrc-accuses-charity-commission-of-islamophobia>;
28. CAGE, 2017. Blacklisted – The secretive Home Office Unit silencing voices of dissent. London. Available at: <https://www.cage.ngo/blacklisted-the-secretive-home-office-unit-silencing-voices-of-dissent
29. Cameron, D., 2011. PM’s speech at Munich Security Conference. Available at: < https://www.gov.uk/government/speeches/pms-speech-at-munich-security-conference>
30. Islamic Human Rights Commission, 2019. The shrinking political space for CSOs in the UK. Available at: <https://www.ihrc.org.uk/publications/briefings/20386-briefing-the-shrinking-political-space-for-csos-in-the-uk>
31. Aked, H. (2020). False Positives: the Prevent counter-extremism policy in healthcare: London Available at: <https://www.medact.org/2020/resources/reports/false-positives-the-prevent-counter-extremism-policy-in-healthcare> Blakeley R., Hayes B., Kapoor N., Kundnani A., Massoumi N., Miller D., Mills T., Sabir R., Sian K., and Tufail W., 2019. Leaving the War on Terror: A Progressive Alternative to Counter-Terrorism Policy. The Transnational Institute. Amsterdam. Available at:
<https://www.tni.org/en/publication/leaving-the-war-on-terror>
32. CAGE (2020). Beyond PREVENT: A Real Alternative To Securitised Policies. London. Available at: <https://www.cage.ngo/cage-beyond-prevent-report>

Filename: 00001782-Shafi-1
Credit: © Yuri Kozyrev / NOOR
Pie de foto: TIKRIT, Irak, 24 de septiembre de 2003: Los soldados estadounidenses del 1er Batallón (22º regimiento de infantería, compañía C) de la Cuarta División del Ejército de los Estados Unidos vendan los ojos a hombres sospechosos de ser traficantes de armas y explosivos en Tikrit.
IG: @noorimages
Twitter: @noorimages

Filename: HAT2020003C-2206-Shafi-2
Credit: ©Tanya Habjouqa / NOOR
Caption: France, Seine-Saint-Denis, Rosny, 20 January 2020

   Pie de foto: Imagen de “Khadra” Obtención: Francia, Seine-Saint-Denis, Rosny, 20 de enero de 2020: “Khadra” en una sesión de fotos. Trabaja como funcionaria pública, lo que implica que se le prohíbe hablar en público a costa de arriesgar su trabajo. Ella compartió su testimonio (también se proporciona testimonio en audio), expresando su frustración y temores por vivir, trabajar y criar a sus hijos en Francia. Nació en Francia, pero tiene estrechos vínculos culturales con sus raíces tunecinas. Estas fotos (ella diseñó el atuendo para el retrato) significan el velo de sus derechos y el temor a no poder hablar públicamente. Siente que cuando se quita el hiyab en el trabajo todos los días se está quitando un pedazo de sí misma; sus compañeros de trabajo se burlan de ella cuando entra con un gorro de invierno, aprovechando la oportunidad para decir “quítatelo”. Es algo hostil, pero ella dice que las experiencias humillantes trascienden el lugar de trabajo. Recuerda haber sido ignorada en un restaurante en Italia … durante una hora se sentaron en familia … hasta que un camarero trajo bebidas de cortesía y se disculpó por la mala educación del otro camarero, diciendo «no todos somos así». Solloza en silencio al recordarlo. Dice que espera que sus hijas se sientan libres, creativas y lo suficientemente seguras como para convertirse en emprendedoras exitosas, pudiendo definir sus vidas en sus propios términos. 

 

She feels a piece of her is cut everyday that she takes off her hijab at work, and coworkers mock her when she enters wearing a winter hat, taking opportunity to say “take it off”. It is hostile, and she says the humiliating experiences transcends just the work place. She says she remembers being ignored in a restaurant in Italy…for an hour they sat as a family…until one waiter brought complimentary drinks and apologized for rudeness of other waiter, saying “we are not all like that”. She quietly sobs at the memory. She says she hopes her girls feel free and creative and confident enough to become successful entrepreneurs, and define their lives on their own terms.
IG: @habjouqa
Twitter: @thabjouqa

COMPARTIR

Si te gusta y valoras nuestro trabajo, nos gustaría animarte a realizar un donación. Todas las aportaciones, por pequeñas que sean, suman y son muy bienvenidas. Con tu aportación, nos ayudarás a mantener nuestra independencia y continuar nuestra labor en el futuro.

State of Power 2021 Credits